Visita de Eliseu Satirio Dos Santos

Tuvimos el honor de recibir des de Colombia, a César Ibarra, hijo espiritual del Pastor y Profeta Eliseu Satirio Dos Santos. Quien fue muy usado a través de la adoración y el mensaje para traer la Presencia de Dios a nuestras vidas.

Mateo 15:21-28
Partiendo de allí, Jesús se retiró a la región de Tiro y Sidón. 22 Una mujer cananea de las inmediaciones salió a su encuentro, gritando:
―¡Señor, Hijo de David, ten compasión de mí! Mi hija sufre terriblemente por estar endemoniada.
23 Jesús no le respondió palabra. Así que sus discípulos se acercaron a él y le rogaron:
―Despídela, porque viene detrás de nosotros gritando.
24 ―No fui enviado sino a las ovejas perdidas del pueblo de Israel —contestó Jesús.
25 La mujer se acercó y, arrodillándose delante de él, le suplicó:
―¡Señor, ayúdame!
26 Él le respondió:
―No está bien quitarles el pan a los hijos y echárselo a los perros.
27 ―Sí, Señor; pero hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos.
28 ―¡Mujer, qué grande es tu fe! —Contestó Jesús—. Que se cumpla lo que quieres.
Y desde ese mismo momento quedó sana su hija.
Antes de entrar a esa insistencia, lo primero que hizo fue reconocer a Jesús.
Cuando nosotros honramos lo que se debe honrar Dios empezara a bendecir, como la mujer que honro a Jesús.
Jesús espera que demos para que él empiece a dar.
La mujer le dijo a Jesús que tenga a misericordia, pero los discípulos la empezaron a callar, ahí Jesús tuvo su primer silencio...
Los jóvenes quieren ver las cosas rápido, hay un tiempo para ti y no es ahora, hay un lugar para ti y no es ahora, imaginamos que cruzamos ese desierto sin ningún esfuerzo...El que no vive los desiertos no disfruta del futuro. En el desierto aprendemos y valoramos. 
Uno no puede endeudarse sin ser indisciplinado.
La mujer sabia que aunque se endeudara, se desgastara ahí, ella iba a obtener ganancia, iba a obtener bendición.
La seguridad de la mujer en insistir es que iba a obtener algo.
No podemos tener la bendición de Dios si tener esa insistencia.
La mujer volvió a insistir, y declaro diciendo no importa señor que ni lo más mínimo, solo sé que su hija será liberada y, el favor y la fidelidad de Dios la verá reflejada en la vida de su hija.
Aunque venga el desánimo, nosotros diremos que no importa lo que pase, sino que de la mano de Dios alcanzaremos la bendición, nos dará el ánimo y lo que necesitemos, tan solo teniendo esa insistencia que tuvo la mujer ante Jesús.
Es necesario que estemos insistentemente ante los pies de Dios.
Una mujer insistente que no se canso de Jesús, Él dijo que su fe, su insistencia, su perseverancia movió su corazón para ella recibiera lo insistido.
Si nos ponemos de la mano de Dios, Él nos diseccionará a los lugares donde el te quiere llevar.

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3