Palabra Semanal 10

Nunca esperemos a tener una gran fe para creer en Dios. Pensar así es elegir el camino incorrecto. Veamos lo fácil que es creer.

La clave de esta sencilla realidad la encontramos en la importancia de una decisión correcta, en un tiempo exacto y en la persona perfecta.
Tres cosas: Decisión, tiempo y persona.
Cada una de esas cosas tiene un nombre propio: Jesús, Nombre sobre todo nombre.
Él es tu decisión única y tu tiempo es hoy.
Él es la misma persona de Dios hecho hombre.

Decida hoy y su fe llegará al límite.