Palabra Semanal 13

Si ha venido practicando algo por mucho tiempo y no obtuvo el resultado esperado, lo que debería hacer es dejar de insistir en esa actitud y cambiar.
Cambiar significa, en primer lugar, tomar una decisión. En la mayoría de las casos lo que más nos cuesta es tomar decisiones que produzcan cambios.
He leído muchas veces que las personas sabias son aquellas que vienen cambiando métodos y formas de hacer las cosas, cuando ven que estás no funcionan.
Cambiar es mucho más fácil de lo que nos imaginamos y mucho más gratificante cuando lo logramos.
El cambio es posible, el cambio es bueno, el cambio lo ayuda a desarrollar fe. Por esa razón lo invitamos a que pueda replantearse algunas cosas con la ayuda de la Biblia.
De esa manera encontrará un camino de paz y llegará a experimentar una fe… al límite.