Palabra Semanal 14

Esta comprobado que las personas sufren por no adaptarse a los cambios e inclusive muchas terminan enfermándose.
La mayoría de los seres humanos se mueven en tres áreas: el pasado, el presente y el futuro. La realidad es que solo existe el presente, los otros dos solo están en nuestra mente.
Cuando insisto en vivir las cosas del pasado como si fueran una realidad en el día de hoy puedo caer en una depresión, ya que el pasado no puede cambiarse nunca.
Cuando insisto en vivir el futuro anticipadamente puedo comenzar a generar ansiedad. Por eso lo recomendable para nuestra salud es siempre vivir el día de hoy.
Jesús dijo: “Pídanle a Dios solo el pan de cada día”.
Lo que nos está diciendo en esta enseñanza es que el único día que existe es hoy, y que solo debemos ocuparnos de este día.

Comience a practicarlo y comprobará que se puede vivir una vida con una fe… al límite.