Palabra Semanal 26

“…Y ya no vivo yo…”

Cuando miramos las cosas que suceden en el mundo, a veces tenemos la sensación de que todo está hecho para auto exaltarnos, para que pensemos… “¡Yo puedo!”.

Todo apunta a nuestro ego, todo está dirigido a nuestras emociones. Los comerciales apuntan para que usemos ese perfume “irresistible” o manejemos un auto “excitante”.
¡Qué lejos de la realidad! Cuanta mentira junta.
El verdadero éxito es que yo no viva más en mi carne, que le ceda ese lugar a Cristo, que Él y únicamente Él sea mi dueño, mi Señor y mi guía.
A mi carne no le gusta ceder ese espacio, a mi mente tampoco.
Pero mi espíritu está dispuesto a dejar a Jesús obrar siempre.
Por eso, “Ya no vivo yo…”, “Ya no actúo yo…”, “Ya no pienso yo…”.
Recuerde: es una decisión importante, dejar a Dios en control de todo. Y solo esperar en Él.
PUEDE LLEGAR A SER EMOCIONANTE ELEGIR QUE ESTA SEMANA NO SEA YO QUIEN DECIDA, PERO QUE SEA YO QUIEN ESCOJA OIR Y OBEDECER LA VOZ ESPÍRITU SANTO.
Sino vivo yo, es porque VIVE ÉL.

Es sencillo, solo hay que ponerlo es práctica y eso me llevará a vivir con la fe… al límite.