Palabra Semanal 05

Debemos ser cuidadosos de nuestros pensamientos, porque ellos desatan en nuestra alma de manera constante emociones y muchas de esas son negativas, tóxicas y peligrosas.

Si queremos cambiar, para no vivir en sufrimiento, debemos estar dispuestos a cambiar constantemente. Por eso no permitas que las circunstancias te hablen. Dice la Biblia: “¡Más el justo por la fe vivirá!”.

Por eso no vivamos por las emociones, ni por los pensamientos, ni por los sentimientos.

¡Somos el pueblo de la fe y llevaremos al límite nuestro estilo de vida!