Levantarán alas como las águilas

“Pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”

El águila es un animal muy particular, nació para grandes cosas. En su interior sabe que no nació para revolotear y volar como si fuera un pájaro. Sabe que nació para elevarse, llegar a grandes alturas y planear. Dios nos ha llamado a volar alto, por encima de las nubes de nuestras dudas, por encima de las tormentas de nuestras enfermedades y circunstancias.
Cuando uno siente que le faltan fuerzas para seguir debe recordar que el Espíritu Santo esta para sostenerlo y mientras lo hace susurrarle al oído: “¡No tengas miedo! ¡No tengas miedo! ¡Estoy a tu lado!”.

El águila es un animal que también se caracteriza por saber cuando debe pelear por una presa y cuando no debe hacerlo. Sabe elegir cuales serán sus batallas y, gracias a eso, lo que el águila ya cazó, nadie podrá quitárselo.
Cuando entendemos estos principios tan valiosos vamos a poder darnos cuenta que lo que ya conseguimos en Dios, no nos podrá ser quitado nunca por nadie.
Tus bendiciones no serán robadas, tu territorio no será ocupado por el enemigo, y descubrirás al final de cada día que aún te quedan fuerzas para continuar.
Edgardo y Mabel Mancini Monti
Pastores