Correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán

“Pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán”.
Una de las características del águila es que tiene una gran visión y que además puede ver a una gran distancia. Esto la hace muy especial, porque es capaz de descubrir a sus enemigos mucho antes que se le acerquen.
Esa es la razón por la cual la Biblia nos compara con ella, porque lo que usted llega a ver sus enemigos no pueden llegar a verlo, y cuando ellos intentan rodearlo de cansancio, depresión y desánimo, usted lo advirtió antes que eso sucediera y al igual que el águila está preparado para elevarse y atravesar los cielos.

A veces el águila desciende muy bruscamente pero nunca llega a lastimarse y mucho menos golpearse contra el piso. Es posible, a veces, que experimente que en su vida está cayendo, que está descendiendo bruscamente, en esos casos solo recuerde que Dios los rescatará antes de que toque el suelo.
Cuando el águila pierde un poco su visión se toma tiempo para restaurarla, es decir, se toma un tiempo de descanso sabiendo que ocurrirá el milagro y que su visión será restaurada.
Esta es una gran enseñanza, debemos esperar a recuperar totalmente nuestra visión y nuestras fuerzas sabiendo que “nunca habrá un justo desamparado, ni sus hijos mendigando pan”.
Prepárese, comience a correr hacia adelante y eleve sus alas, le aseguro que experimentará como las águilas el elevarse por encima de todos sus problemas.
Edgardo y Mabel Mancini Monti
Pastores