La cultura ha deformado nuestros sentimientos

La cultura que nos rodea nos formó para vivir en esa área.
Esta cultura vive cultivando nuestras emociones, quiere que nos guiemos por la “sensación térmica emocional”, la que siente nuestra piel.
Por eso, desde el área emocional, no podemos elegir la carrera que vamos a estudiar, nuestra pareja, nuestro futuro, no podemos programar nada acerca de nuestra vida porque en esta área no podemos elegir nada.
Este no es el lugar para establecerse ni para edificar.
Necesitamos tener un equilibrio en nuestras emociones, sentimientos y pensamientos, es decir, debemos experimentar la paz.
Solo a través de Jesús podemos derrotar todo aquello que se metió en nuestras vidas a través de la cultura.
Sólo la paz de Dios nos puede ayudar a resolver todas las cosas.
Pastores Edgardo y Mabel Mancini Monti.