Mis labios siempre te alabarán y en Jehová se gozará mi alma

Nuestra mente es tripartita, está formada por nuestras emociones, nuestros pensamientos y por nuestra voluntad. 

La voluntad nos fue dada para hacer las cosas, pero también para decidir no hacerlas.

Esto significa que a través de mi voluntad yo puedo decidir darle dirección a mi decisión o también puedo dejar de decidir.

La mayoría de las veces no nos damos cuenta que no decidir también es una decisión. Aquí el salmista nos está ayudando a comprender lo maravilloso que es decidir que nuestros labios siempre estarán alabando a nuestro Dios y que también en Dios podemos traer gozo para nuestra alma.

Los cambios y las transformaciones de nuestra vida se producen si usamos la voluntad de manera correcta (como nos enseña la palabra de Dios).

La voluntad solo depende de mí ejercerla. Depende de mí permitirle a Dios enlazar mi vida con la de Él a través del Espíritu Santo.

Esto cambiará mi mirada y mi perspectiva acerca de las cosas, seré conciente que no dependo de las circunstancias ni de otras personas para decidir lo correcto.

El salmista nos esta enseñando un punto de partida diferente al que la mayoría de nosotros tenemos y pensamos. 

Esta implícito en este versículo que el usando su voluntad dice “Mis labios siempre te alabarán y en Dios se gozará mi alma”

Podemos usar nuestra voluntad para cambiar el clima espiritual que nos rodea.

Podemos usar nuestra voluntad para abrir la puerta de la alabanza continua.

Podemos usar nuestra voluntad para ser felices y disfrutar de un Dios que es nuestro Padre de Amor.

Si esta escrito en la Biblia y el salmista lo pudo hacer, no tengamos ninguna duda de que nosotros también podemos hacerlo.

De esta manera podremos empezar a experimentar el gozo en todo tiempo, es tan sencillo que usando nuestra voluntad y tomando la decisión, podemos vivir ahora mismo una vida llena de alegría.