Estrés y Emociones

Una de las preguntas que debemos hacernos a menudo es: ¿Cuáles son las cosas que nos estresan?.

Somos seres espirituales con alma y cuerpo. En la mayoría de los casos prevalece nuestra alma, es decir, nuestros pensamientos, razonamientos y voluntad.

Cuando leemos Génesis 3:6, entendemos que la emoción es antes que la razón. La mayoría de lo que sentimos, la ciencia, lo llama percepciones. Cuando esas percepciones están distorsionadas todo lo demás se irá alterando a través del tiempo y también podrá llegar a enfermarnos.

Dios nos hizo perfecto, puso en nuestro cuerpo síntomas que son mensajeros, que nos informan, que llaman nuestra atención, y que nunca debemos ignorarlos.

Pablo, el Apóstol, escribió que si quiero cambiar mi manera de vivir, debo cambiar mi manera de pensar. (Rom. 12:2)

Por eso, nuestra humilde propuesta es volver a Dios, oír siempre la voz del Espíritu Santo que es nuestro mejor amigo.

Recordemos que el mundo se maneja por las emociones, en cambio nosotros lo hacemos por la palabra de Dios y la obediencia.

Preparate, no todo es como lo sentimos. Dios es el único que abre “ríos en los desiertos” y tu río está muy cerca.

 

  Edgardo y Mabel Mancini Monti

Pastores