Visita de Sergio Scataglini - Como Mantener el Fuego

Poderosa reunión vivimos como iglesia este domingo donde Dios se movió de manera muy especial en cada momento: desde la alabanza hasta el final se sintió la presencia del Espíritu Santo trayendo sanidad y libertad. Muchos hermanos pasaron a dar testimonio luego de recibir un milagro de sanidad.
Nos visitó el reverendo Sergio Scataglini, quién viaja por el mundo llevando un mensaje del fuego de la santidad. La prédica se llamó “Como mantener el fuego de la santidad” y te compartimos un resumen de esta palabra que impactó en nuestros corazones con el deseo que transforme tu vida.

Habló aún Jehová a Moisés, diciendo: Manda a Aarón y a sus hijos, y diles: Esta es la ley del holocausto: el holocausto estará sobre el fuego encendido sobre el altar toda la noche, hasta la mañana; el fuego del altar arderá en él.
Y el sacerdote se pondrá su vestidura de lino, y vestirá calzoncillos de lino sobre su cuerpo; y cuando el fuego hubiere consumido el holocausto, apartará él las cenizas de sobre el altar, y las pondrá junto al altar.
Después se quitará sus vestiduras y se pondrá otras ropas, y sacará las cenizas fuera del campamento a un lugar limpio.
Y el fuego encendido sobre el altar no se apagará, sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana, y acomodará el holocausto sobre él, y quemará sobre él las grosuras de los sacrificios de paz.
El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará.
Levítico 6:8-13.

Hay mucha gente que pierde la pasión por Jesucristo y es porque perdieron el primer amor. Hoy Dios quiere transformar tu situación actual para que vivas una vida de poder y fuego.

EL FUEGO DE DIOS ES UN FUEGO DE PUREZA – Es un fuego limpiador que purifica mi vida y mi cuerpo. Dios no solo salva el alma, sino que purifica nuestro cuerpo hasta la última célula. Es, además,  un fuego de poder para enfrentar y vencer las tentaciones del diablo y vivir en victoria. Dios no quiere que nos gastemos la vida peleando con nuestros pecados, sino que hay una lucha  más importante que es la de evangelizar y ganar almas para Cristo.

NECESITAMOS EL FUEGO Y EL PODER PARA TRANSFORMAR NUESTRA MENTE Y ESTAR ENFOCADOS EN EL LLAMADO EVANGELIZADOR DE CRISTO.

MI PASIÓN A DIOS NO SE APAGARÁ – Dios cada día renovará mis ganas y mi pasión porque el fuego debe mantenerse en mi vida por siempre. Argentina no se puede ganar duplicando iglesias o con programas evangelístico, porque el enemigo tiene territorios donde tenemos que llegar; por esto, es fundamental tener el fuego, porque la santidad es la que cambia las situaciones.

SI HAY FUEGO DE DIOS EN LA IGLESIA LA SOCIEDAD SERÁ TRANSFORMADA, DE LO CONTRARIO SEGUIRÁ TODO IGUAL, AUNQUE LA IGLESIA DE CRISTO CREZCA EN NÚMERO.

COMO MANTENEMOS EL FUEGO ENCENDIDO EN NUESTRA VIDA:

  1. SACAR LAS CENIZAS – La ceniza tiende a apagar el fuego, por eso el fuego de Dios se rehúsa a mantenerse prendido sobre las cenizas de nuestro pasado. Hay pecados, maldiciones o cosas que traemos de nuestro pasado que apagan nuestra pasión. Las cenizas son fuegos pasados, los resentimientos viejos. EL ALTAR DE MI CORAZÓN TIENE QUE ESTAR LIMPIO.
  1. CAMBIAR EL UNIFORME – Dios me envía a mi hogar como un embajador de paz. Dios me va a dar una estrategia para mi hogar para disipar la tensión y tener un ambiente de paz y libertad. Cuando estamos en casa tenemos que servir y ser responsables para trasladar lo que hacemos en el Señor a nuestra familia.
  1. LLEVAR LAS CENIZAS FUERA DEL CAMPAMENTO – Tenemos que sacar los recuerdos, las malas relaciones o los pecados de nuestra mente bien lejos para que no lo tengamos cerca y nos vuelva a hacer caer. No solo hay que limpiar el altar, sino que también hay sacar las emociones que quedaron en nuestro corazón. Dios purifica nuestra mente. Cuando abandonamos el pecado abrimos las puertas de bendiciones a nosotros y a nuestra familia. Dios me va a dar la gracia para vencer el pecado en muy poco tiempo.

 

TENEMOS QUE TENER ENOJO SANTO PARA ABANDONAR DEFINITIVAMENTE MI PECADO.

HAY COSAS QUE NO TENEMOS QUE PENSAR SINO RECHAZARLAS.

  1. ECHAR LEÑA AL FUEGO CADA MAÑANA – La leña no se echa cada domingo, se hace todos los días. Esto tiene que ser constante, más allá si siento la presencia o no. Se viene un avivamiento, y no podernos darnos el lujo de no tener el fuego encendido y de alimentarlo día a día.

 

  1. DISTRIBUIR LA OFRENDA – Que mi ofrenda toque mi estudio, mi trabajo, mis actividades, mi familia. Mi santidad es completa y tiene que abarcar todas las áreas de mi vida. ¿Hay alguna área de nuestra vida que no fue expuesto al fuego del altar?

EL LLAMADO ESTÁ EN EL FUEGO – Cuando nosotros alimentamos a diario nuestra vida con el fuego de Dios, el cambio en nosotros se mantiene y el poder de Dios se verá reflejado que impactará en los demás.

NO PODEMOS PERMITIR QUE EL FUEGO QUE HABÍA EN MI VIDA SE APAGUE.
VAYAMOS AL ALTAR A ENCENDER EL FUEGO DE DIOS EN NUESTRA VIDA NUEVAMENTE.

Nos gozamos en el Señor por la visita de este siervo de Dios que, sin lugar a dudas, fue de gran bendición.

Para comunicarte con el Ministerio Un Lugar Para el Encuentro con Jesús y conocer más sobre nuestras actividades te invitamos a que ingreses a nuestra nueva web en www.unlugar.org o escribanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3