Viendo Tu Sanidad

Hermoso tiempo estamos viviendo domingo tras domingo en la Catedral de los Milagros porque Dios se mueve en cada reunión de manera especial y diferente sorprendiéndonos con su poder. La pastora Mabel Mancini Monti estuvo ministrando con palabras de sanidad durante la adoración y la primera parte de la reunión, donde muchas personas recibieron su milagro.
El pastor Edgardo Mancini Monti predicó el mensaje titulado “Viendo tu sanidad” donde habló sobre la importancia de la buena utilización de las palabras y del poder que tienen para conquistar nuestra sanidad. A continuación, los pasajes bíblicos y los principios expuestos durante la prédica.

Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos?

Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?
Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló. Pero algunos de ellos decían: Por Beelzebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios. Otros, para tentarle, le pedían señal del cielo.
Mas él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae.
San Lucas 11:5-17

CUANDO OBEDECEMOS, DIOS ANOTA QUE SOMOS FIELES EN LO POCO – Dios ve como obedecemos porque cuando somos fieles en lo poco, Él nos dará mucho. Es importante como utilizamos nuestras palabras.
SANIDAD SIN SALVACIÓN ES MAL NEGOCIO PORQUE LA PROPUESTA DE DIOS ES ESTAR EN EL CIELO SANOS.
LA SANIDAD ES PRODUCTO DE LA OBEDIENCIA – Hay cosas que suceden en nuestra vida cuando estamos camino a la obediencia.
Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente.
Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.
Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.
Entonces Jesús le dijo: Mira, no lo digas a nadie; sino ve, muéstrate al sacerdote, y presenta la ofrenda que ordenó Moisés, para testimonio a ellos.
San Mateo 8:4.

DIOS NOS DA SU PALABRA QUE NOS VA A SANAR – Este es el poder de la Palabra de Dios, aunque Él no hable de ciertas cosas directamente, esas cosas sucederán.
NO ESPERES A CAMINAR CUANDO SE VAYA EL PROBLEMA, CAMINA MIENTRAS SE VA EL PROLEMA. CAMINEMOS PARA QUE LA PALABRA SE CUMPLA.
PRIMERO VIENE EL CREER Y SEGUNDO EL VER.
Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos.
2° Corintios 4:13.

LA IMPORTANCIA DE LAS PALABRAS – Todos tenemos el poder en las palabras que declaramos: hay palabras que no deberíamos decir nunca, pero hay otras que debemos decirlas siempre. Tenemos que aprender a hablar como Dios quiere.

Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra. Y vino a él palabra de Jehová, diciendo: Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán. Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer. Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán. Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo. Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra. Elías y la viuda de Sarepta
Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.  Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano.
Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.
Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo.
Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra.
Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días.
Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.
Después de estas cosas aconteció que cayó enfermo el hijo del ama de la casa; y la enfermedad fue tan grave que no quedó en él aliento.
1° de Reyes 17:1-17.

Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.
Santiago 5:17.

AHORA ESTAMOS NOSOTROS PARA QUE SUCEDAN LAS COSAS.

DIOS HACE LAS COSAS CON QUIEN QUIERE Y COMO QUIERA – Dios utilizó a los cuervos para que bendiga al pueblo de Dios.

TENGAMOS CUIDADO CON LAS PALABRAS QUE UTILIZAMOS – Ellos se quedaron sin agua en el arroyo porque alguien lo dijo. Tenemos que hacernos cargo de lo que decimos.

TODO ESTA GOBERNADO POR LA PALABRA DE DIOS – Vs. 10 – Además de creer la palabra de Dios, hubo fe para cumplir con ella. Dios está haciendo desarrollar mi fe para milagros. No hay métodos, solo hay fe en Dios, ese tiene que ser nuestro sustento.

DIOS SIEMPRE HABLA Y PREPRARA LOS MOMENTOS, LAS PERSONAS Y LOS CORAZONES PARA QUE LOS MILAGROS OCURRAN – Vs. 11.

DIOS NO NOS QUIERE EN DERROTA O EN POBREZA, SINO NOS QUIERE FIRMES Y PROSPERADOS PARA SOSTENER LA OBRA DE DIOS – Vs. 12.

DIOS NUNCA NOS HARÁ FALTAR NADA – VEREMOS MILAGROS – Vs. 13-14 – Dios nos bendice y nos da lo que necesitamos. Tenemos que tener fe porque volverá a ocurrir el milagro con el que Dios nos bendijo. Cuando hacemos  lo que Dios nos pidió, Él se encargará de proveernos todo lo que nos falta. Honremos a las personas que Dios pone delante nuestro porque pueden ser la solución de Dios para nuestros problemas.

Vs. 15 – ASÍ SERÁ CONMIGO.

TODAS LAS PALABRAS SE CUMPLEN, TENEMOS QUE TENER CUIDADO LO QUE HABLAMOS Y SI LAS UTILIZAMOS QUE SEAN EN EL PODER DE DIOS PARA QUE SEAN CON PODER PARA QUE SUCEDAN COSAS SOBRENATURALES.

TRES NIVELES DE CUMPLIMIENTO DE PALABRAS:

  1. LA PALABRA DEL PROFETA SE CUMPLIÓ – Vs. 1 y Vs. 7.
  2. LA PALABRA DE JOHOVÁ SE CUMPLIÓ – Vs. 3 y 6. Vs 9 y 10.
  3. LA PALABRA DE LA VIUDA SE CUMPLIÓ – Vs. 12 y Vs. 17.

SE CUMPLE LA PALABRA DEL PROFETA, DE DIOS Y LA DE LA GENTE COMÚN – Por eso debemos reflexionar sobre cómo estamos utilizando nuestras palabras, porque lo que decimos se cumplen. Si de nuestras bocas salen palabras que Dios nos da serán de tremenda bendición para los demás.

Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.
Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.
Malaquías 3:10.

Dios en Su Palabra nos promete tres cosas cuando damos nuestros diezmos:

  1. ABRIRÁ LAS VENTANAS DEL CIELO – Vs. 10.
  2. REPRENDERÉ AL DEVORADOR – Vs. 11.
  3. LAS NACIONES ME LLAMARÁ BIENAVENTURADO – Vs. 12.

Debemos pensar y ver como estamos usando nuestras palabras porque las mismas tienen poder. Cuando hacemos uso de las palabras en forma correcta no habrá enfermedad que pueda doblegarnos. Es tiempo de usar nuestras palabras correctamente y bajo el poder del Espíritu Santo para ser de bendición para los demás.

¡Te bendecimos!

Para comunicarte con el Ministerio Un Lugar Para el Encuentro con Jesús y conocer más sobre nuestras actividades te invitamos a que ingreses a nuestra nueva web en www.unlugar.org o escribanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3