La Santidad

Como Iglesia continuamos preparándonos para el Plan Invasión Del Amor De Dios.
Josué 3:5 "Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros."
Estamos viviendo un tiempo sobrenatural en el que Dios nos llama a tomar en serio la santidad y a tener un corazón conforme al corazón de Dios.

El equipo de #Teatro de la Fundación Haciendo Proezas nos lleva a reflexionar acerca del tiempo de Invasión que estamos viviendo. Invasión del amor de Dios somos vos y yo, y es tiempo de que salgamos a buscar a quienes necesitan tener un encuentro con la Presencia de Dios.

También, estuvimos compartiendo junto al equipo de #Danza de la Fundación Haciendo Proezas.
¡Solo en Jesús podemos encontrar aquellos que estábamos necesitando!

LA SANTIDAD

ENTRAMOS AL CIELO CON LA MEDIDA DE LA SANTIDAD DE DIOS – No es con la medida de la santidad que nosotros nos pongamos. Muchas veces, humanamente, nos ponemos una marca de santidad y pensamos que eso nos habilita a ir al cielo. Tenemos que entender que tenemos que buscar la santidad de Dios y es la que tenemos que agradar para entrar al cielo.

EL PERDÓN NOS HABILITÁ ENTRAR AL CIELO – El perdón o la falta del mismo es una de las cuestiones que, aclara Dios en Su palabra, nos habilita o no ingresar al cielo. Muchas veces medimos la santidad por los pecados morales que se ven (adulterio, fornicación, robo, mentira, entre otros.), pero no por los que no se ven y que terminan siendo los más peligrosos. Tenemos que entender que, de esta manera, no podremos ingresar al Reino de los Cielos.

ESTA CONVICCIÓN TIENE QUE ENTRAR AL PUEBLO DE DIOS

EL MUNDO MIENTE TODO EL TIEMPO – Muchas veces creyendo que porque el mundo lo hace nosotros debemos hacer los mismo. La diferencia es que ellos al no conocer a Dios van directo al infierno, pero nosotros que conocemos al Padre cuidemos nuestra santidad.

LA SANTIDAD NO ES

LA SANTIDAD ES

Chiste.

Es la medida de Dios.

Legalismo.

Es el requisito de Dios.

El requisito de una iglesia o de una persona.

Es la entrada al cielo.

SI NO HAY SANTIDAD NO PODEMOS DISFRUTAR DE LA COMUNIÓN CON DIOS – Si no hay santidad en nuestra mente, acciones, en lo que hablamos o en nuestro comportamiento no podremos experimentar la verdadera comunión con nuestro Padre.

Por tanto, amados míos, ya que siempre han obedecido, no sólo en mi presencia, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocúpense en su salvación con temor y temblor.
Filipenses 2:12

TENEMOS QUE TOMAR EN SERIO LA SANTIDAD – Tenemos que temblar cuando pecamos y ocuparnos de nuestra salvación con temor. No nos puede dar los mismo:

  • POR UN LADO, TENEMOS EL PERDÓN DE DIOS – El perdón por medio de la sangre de Cristo.
  • PERO LA SANTIDAD DEPENDE DE NOSOTROS – Lo que accionamos o servimos a Dios no tapa el pecado en los Cielos. En el Cielo el servicio tiene su recompensa, mientras que la santidad también la tiene, pero ninguna tapa a la otra.

 

Queridos amigos, si seguimos pecando a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. Solo queda la terrible expectativa del juicio de Dios y el fuego violento que consumirá a sus enemigos. Pues todo el que rehusaba obedecer la ley de Moisés era ejecutado sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos— como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios. Pues conocemos al que dijo:
«Yo tomaré venganza; yo les pagaré lo que se merecen».
También dijo:
«El Señor juzgará a su propio pueblo».
¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo!
Acuérdense de los primeros tiempos, cuando recién aprendían acerca de Cristo. Recuerden cómo permanecieron fieles, aunque tuvieron que soportar terrible sufrimiento. Algunas veces los ponían en ridículo públicamente y los golpeaban, otras veces ustedes ayudaban a los que pasaban por lo mismo. Sufrieron junto con los que fueron metidos en la cárcel y, cuando a ustedes les quitaron todos sus bienes, lo aceptaron con alegría. Sabían que en el futuro les esperaban cosas mejores, que durarán para siempre.
Por lo tanto, no desechen la firme confianza que tienen en el Señor. ¡Tengan presente la gran recompensa que les traerá! Perseverar con paciencia es lo que necesitan ahora para seguir haciendo la voluntad de Dios. Entonces recibirán todo lo que él ha prometido.
«Pues, dentro de muy poco tiempo, Aquel que viene vendrá sin demorarse.
Mis justos vivirán por la fe. Pero no me complaceré con nadie que se aleje».
Pero nosotros no somos de los que se apartan de Dios hacia su propia destrucción. Somos los fieles, y nuestras almas serán salvas.
Hebreos 10:26-39 (NTV)

NO PODEMOS PISOTEAR LA SANGRE DE CRISTO – Cuando buscamos el perdón de Dios y volvemos a caer en el mismo pecado en reiteradas oportunidades, podemos perderlo, por esto la santidad es cosa seria. Es posible que, cuando vuelvo a caer en pecado porque no tengo temor de Dios, no tomo en serio la Palabra de Dios o simplemente no creo, que Dios no nos perdone por nuestra irreverencia, según lo que dice en Su Palabra.

NO NOS FIJEMOS SOLAMENTE EN NUESTROS PECADOS, SINO EN LA CONDICIÓN DE MI CORAZÓN – Esto es fundamental para disfrutar de la comunión y la presencia de Dios en la Tierra. Un día vamos a tener que presentarnos delante de Dios, es una realidad.

LOS CRISTIANOS LE DAMOS POCA IMPORTANCIA A LA FALTA DE PERDÓN

TENEMOS QUE ASUMIR LA REALIDAD ESPIRITUAL – Muchas veces compramos lo que el espíritu religioso quiso poner en nosotros y la tomamos como nuestra realidad terrenal. La realidad del cielo es mucho más real que la de la Tierra, porque todo lo que se ve fue creado de lo que no se veía. La realidad del Cielo es constante. Lamentablemente, mucha gente conoce el mundo espiritual solo cuando muere.

LO QUE NO SE VE ES MAYOR DE LO QUE SE VE – La vida se rige por la Ley de la Siembra y la Cosecha, es decir, que pudimos pasarnos la vida sirviendo a Dios, pero haber sembrado falta de perdón, la cual nos puede dejar fuera del Cielo.

Lectura opcional: San Mateo 5.

Pero ahora yo les aseguro que cualquiera que se enoje con otro tendrá que ir a juicio. Cualquiera que insulte a otro será llevado a los tribunales. Y el que maldiga a otro será echado en el fuego del infierno.
San Mateo 5:22

¿POR QUÉ SEGUIMOS ACTUANDO CONTRARIO A LA PALABRA DE DIOS? ¿POR QUÉ PENSAMOS QUÉ PODEMOS CAMBIAR CON NUESTRAS ACTITUDES LO QUE DIOS HABLA EN LA BIBLIA SOBRE MALDECIR A NUESTROS HERMANOS? - Hay cosas que las pasamos por alto a propósito. Muchas veces hemos maldecido y lastimado a gente en momentos de enojo, si bien son experiencias, pero son realidades en los Cielos. Tenemos que prestarle más atención al hecho de ofender y no perdonar, y, como cristianos, practicar para cambiarlo.
LA FORMA EN LA QUE TRATAMOS NUESTRO ENOJO MARCA NUESTRA ESTATURA ESPIRITUAL

Pues en primer lugar oigo decir que, cuando se reúnen como iglesia, hay divisiones entre ustedes; y en parte lo creo. Porque es preciso que haya disensiones entre ustedes, para que se vea claramente quiénes de ustedes son los que están aprobados.
1 Corintios 11:18-19 (RVC)

HAY QUE TENER LA ACTITUD CORRECTA CONFORME AL CORAZÓN DE DIOS PARA PERDONAR CUALQUIERA SEA LA SITUACIÓN – Dios, en Su palabra, afirma que es necesario que surjan estas situaciones para que se manifiesten lo que son aprobados por Dios. Nuestra actitud, ante los problemas y ofensas, es lo que va a demostrar quienes somos conformes al corazón de Dios y quien prefiere mantener el enojo, la amargura, el resentimiento o la falta de perdón.

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.
1 Corintios 13:4-8

                Y, sobre todo, revístanse de amor, que es el vínculo perfecto.
Colosenses 3:14

                Y, ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.
1 Pedro 4:8

TENEMOS QUE TENER EL CORAZÓN DE DIOS – Lo que nos distingue del resto es el amor. No nos asustemos por los conflictos que puedan surgir, muchas veces, Dios permite que algún carnal se levante para comprometer la armonía para que se sepa quién es quién. Que haga milagros no significa que Dios me apruebe. Tener el corazón de Dios nos permitirá entrar al Cielo.

Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
San Mateo 20:21

NO NOS DEJEMOS ENGAÑAR POR LOS VALORES DEL MUNDO – A veces dejamos entrar al mundo a la iglesia y empezamos a valorizar las cosas como lo hace este sistema. Tenemos que representar a Dios en esta Tierra con un corazón conforme a Él. Si somos fiel a Él nos pondrá en lugares altos. Dios se mueve diametralmente opuesto al Mundo, por eso no nos podemos parecer a ellos, por eso tenemos que guardarnos en SANTIDAD.

LA SANTIDAD ES COSA SERIA Y TENEMOS QUE SER SANTOS – El Mundo no quiere que seamos santos. Tenemos que ser santos dentro de nuestras familias y en los lugares donde no nos ve nadie. Ejemplo: No es necesario que el varón le sea infiel a la esposa con otra mujer, con solo ser áspero con ella se cierran las puertas del Cielo; nuestras esposas tienen que sentir que se casaron con una persona confiable como el Señor Jesucristo.

TENEMOS QUE APRENDER A LLEVAR A CRISTO A DONDE VAYAMOS

AL QUE MÁS SE LE DA MÁS SE LE EXIGE – A todos nosotros se nos dio poder sobrenatural para la santidad. La gracia de Dios es perdón del Cielo y es poder para la santificación. Tenemos que llenarnos del Espíritu Santo, para eso oremos y busquemos a Dios todo lo que tengamos que hacer para lograrlo.

TENEMOS QUE REPRESENTAR A CRISTO EN LA TIERRA – La gente tiene que saber que somos diferentes y eso es lo que tiene que decir el Mundo. Tenemos que ser santos y buscar la santidad.

TENEMOS QUE VIVIR CON LA REALIDAD SIMULTÁNEA – Hay tres realidades:

  • UNA REALIDAD TERRENAL – Es la que vivimos a diario con nuestros problemas, circunstancias, economía, salud, etc.
  • UNA REALIDAD CELESTIAL – Perdón del Cielo, Salvación, sobrenatural.
  • LA REALIDAD DEL INFIERNO.

 

Tenemos que vivir en simultáneo con estas dos realidades juntas dentro nuestro. Muchos cristianos viven, como lo hace el mundo, solo la realidad terrenal y les cuesta vivir en simultáneo con la realidad del cielo y del infierno. No permitamos encerrarnos en nuestros problemas, enfermedades o amarguras porque termina siendo nuestra realidad y dejamos de lado la realidad del Espíritu Santo.

TENEMOS QUE CONVIVIR CON LAS TRES EN SIMULTÁNEO SIN PERDER DE VISTA NINGUNA DE SUS CARACTERÍSTICAS:

REALIDAD CELESTIAL

REALIDAD TERRENAL

REALIDAD DEL INFIERNO

  • Qué las realidades del Cielo y del Infierno sean reales en nuestra vida.
  • Qué Dios sea real en nuestra realidad terrenal diaria.
  • Qué las cosas espirituales sean nuestra realidad en la Tierra.

 

…y les hemos recomendado vivir con dignidad ante Dios, que los llamó a su reino y gloria.
1 Tesalonicenses 2:12

TENEMOS QUE ASUMIR LA RESPONSABILIDAD DEL MUNDO ESPIRITUAL EN INVASIÓN DEL AMOR DE DIOS – Tenemos que salir a buscar a las personas que se están perdiendo. No solo yo debo alcanzar la salvación, sino que, también, tengo que ayudar a otros a que la alcancen. Vienen tiempos donde Dios va a derramar de su gloria, por eso dejemos que el Espíritu de Dios comience a transformar nuestra carne, consagremos nuestra vida al Señor y tomemos decisiones de rendición.

Ejemplo: el Apóstol Pablo, muchos se agarran de este versículo:

Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero.
Romanos 7:19

Pero hay que lee la historia completa:

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
Gálatas 2:20
LA DIFERENCIA ESTÁ EN QUE EL APÓSTOL PABLO ENTRÓ EN EL PROCESO DE DIOS Y SE DEJÓ TRANSFORMAR POR EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO – Entremos en el río de Dios, busquemos al Padre y aprendamos a ser como Jesús. Seamos perdonadores y personas que pelean por la santidad para experimentar la potencia de Dios para ser transformados en personas que nunca creímos que íbamos a ser.

DEJEMOS DE ACEPTAR LA MEDIOCRIDAD COMO NORMAL – Entendamos que si Dios nos da santidad del Cielo es de excelencia para llevarnos a niveles que nunca imaginamos llegar.

TENEMOS QUE RECONOCER A DIOS Y LA NECESIDAD DE SANTIDAD – Es un tiempo de reconocer nuestros errores y no esconderlos, porque seremos perdonados por la gracia de Dios que, además, tiene poder para que nuestra vida sea santa y real.

LA REALIDAD DEL MUNDO ESPIRITUAL SE ACTIVARÁ EN NUESTRA VIDA

Es tiempo de preguntarle a Dios:

  • ¿Qué pecados estuve tolerando o escondiendo?
  • Si hoy me tocara morir, ¿Qué cosas cosecharía en el Cielo que sembré en la Tierra?
  • ¿Por qué me dejé robar la pasión que tuve en otro tiempo?

 

LO ÚNICO QUE ME PERMITE ENTRAR AL CIELO ES LA FE – La fe es lo primero que el diablo intenta robarnos cuando dejamos entrar el pecado o una vida liviana en nosotros.

Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.
Gálatas 5:19-21

PRACTICAR ES HACER ALGO DE FORMA REPETITIVA – Si practicamos los mismos pecados en reiteradas oportunidades no entraremos al Reino de los Cielos, pero, además, estaremos peor. Es tiempo de entender la santidad de Dios y de experimentar Su corazón en nosotros.

Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.
Apocalipsis 19:8

LA SANTIDAD ES UNA VERDAD – Dios le dio a la Iglesia de vestirse de lino limpio que es la santidad y esto es una realidad.

Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.
San Mateo 13:30

LLEGÓ EL MOMENTO DE DEFINIRNOS - Un mal modelo no debe determinar mi estado espiritual, no todos somos iguales. No nos sorprendamos si en la iglesia hay gente que finge ser cristianos. Es tiempo de ponernos a cuentas con Dios.

 

                Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.
Josué 3:5

DIOS VA A HACER MARAVILLAS CUANDO NOS PONGAMOS A CUENTA CON DIOS Y BUSQUEMOS LA SANTIDAD – Empezó Invasión del Amor de Dios y se viene un tiempo de grandes victorias, por eso busquemos a Dios y seamos Santos.

NECESITAMOS LA REVELACIÓN DE LA SANTIDAD:

  • Dios quiere la unción sobre nosotros.
  • Dios no quiere que haya nada que me aleje o me estorbe de Su presencia.
  • Tenemos un destino Eterno en el Reino de los Cielos.

 

ESTEMOS A LA ALTURA DE LA SANTIFICACIÓN DE DIOS – Cuando empezamos a pelear por la santidad en porque el Reino de los Cielos es real, de esta manera veremos milagros sobrenaturales. La santidad me posicionas en niveles superiores para ver la Gloria de Dios.

Dios nos llama a experimentar y mostrar Su Gloria a todos.
Dios nos empodera para ser santos.
Dios nos potencia sobrenaturalmente para que la carne no nos domine.
Dios nos empodera para hacer milagros.
Dios activa su unción para establecer el Plan de Invasión del Amor de Dios.
Dios activa su fuego de evangelismo y multitudes.

DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
IMG
IMG
IMG
IMG

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3