Los Milagros Vienen Cuando Nos Unimos

…pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Hechos 1:8

LOS DISCÍPULOS DE JESÚS CREYERON QUE RECIBIERON PODER PARA VENCER A LOS ROMANOS – Los discípulos pasaron tres años y medio con Jesús, pero nunca entendieron el verdadero motivo por el que ellos iban a recibir poder de Dios, cuando viniera el Espíritu Santo.

Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.
Hechos 1:14

LOS DISCÍPULOS ORARON Y RECIBIERON AL ESPÍRITU SANTO – Los discípulos no recibieron lo que les había dicho Jesús hasta que pasaron tiempo con Él, orando y clamando. Tenemos que buscar a Dios para recibir el poder de Dios. La respuesta a sus oraciones la recibieron cuando descendió el Espíritu Santo.

LO QUE ESPERASTE POR TANTO TIEMPO PUEDE VENIR EN 10 DÍAS SI BUSCAMOS A DIOS DE CORAZÓN.

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
Hechos 2:1

TODOS ESTABAN UNIDOS – “Todos estos” y “estaban todos” no es lo mismo, aunque se parezcan mucho son extremos opuestos. Cuando estaban todos juntos y unidos fue el momento en el que Dios envió al Espíritu Santo. Se juntaron en obediencia a orar y buscar a Dios para recibir al Espíritu Santo. Tres años y medio con Jesús no produjeron el efecto que trajo el Espíritu Santo, producto de que ellos lo buscaron en oración, clamor y ruego.

TODOS ELLOS NO SE JUNTARON, SINO QUE SE UNIERON – No es lo mismo juntos que unidos. Dios estaba esperando que estén unidos. No tenemos que quedarnos en estar solo juntos, sino que estemos unidos. Estamos en tiempos gloriosos de avivamiento, busquemos la unidad dentro del pueblo de Dios.

…para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.
San Juan 17:21

EN LA ÚLTIMA ORACIÓN DE JESÚS, ÉL PIDE POR LA UNIDAD – La última oración del Hijo de Dios no fue para que todos nosotros nos juntemos, sino para que nos unamos.

TENEMOS QUE ESTAR UNIDOS PARA QUE LA ANTORCHA SIEMPRE ESTÉ ENCENDIDA PARA RECIBIR PODER.

Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados…
Hechos 2:2

LA IGLESIA NACIÓ EN UNA CASA – En mi casa tenemos que dar adoraciones, ministraciones y enseñanzas y, así, ocurrirán milagros. Cuando Dios quiere convocar gente lo hace cuando quiere, pero el estruendo ocurre cuando hay unidad; ese día Dios los tuvo que juntar primero a todos en una reunión fuera de agenda.

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
Hechos 2:1

LA IGLESIA RENUNCIÓ A ESTAR TODOS JUNTOS PARA ESTAR TODOS UNIDOS.

EL CIELO SE VA A ENTERAR CUANDO ESTEMOS JUNTOS - Los “de repente” de Dios pueden cambiarte la vida: traer resurrección, impulsarte en el trabajo, etc. Los "de repente" son situaciones que no tiene aviso previo. No tenemos que movernos por nuestra sensación térmica. Tenemos que perseverar para que las cosas sucedan. La iglesia perseveró en oración y todos unánimes en un mismo sentir. Los “de repente” de Dios vienen cuando lo buscamos y lo hace, aún, no estando preparados.

Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
Hechos 2:2-4

DESCENDIÓ CON ESTRUENDO COMO UN VIENTO RECIO – En Hechos 1 no ocurrió ningún estruendo, no sopló ningún viento recio, ni aparecieron lenguas de fuego sobre la gente; pero en Hechos 2 descendió el Espíritu Santo con poder, con estruendo y como un viento recio. La iglesia comenzó en una casa, por eso en mi casa, y donde yo doy enseñanza y ministraciones, sucederán milagros como sucedieron en Pentecostés.

TOMEMOS UNA POCISIÓN DE FE Y PREPARÉMONOS PARA QUE BAJE EL ESPÍRITU SANTO – Llegó el día en el que somos levantados de manera sobrenatural para hacer cosas que “ojos no vio ni oídos oyó”. Entramos en el día y en un nuevo tiempo donde los milagros empezarán a ocurrir.

LLEGÓ NUESTRO DÍA.

DIOS ESTÁ DECIDIDO A TRAER UN CAMBIO A NUESTRO PAÍS – Dios quiere provocar un gran cambio en nuestro país, pero debemos entregarnos como hijos cada vez más.

ESTAMOS EN UN TIEMPO DE PROCESOS – Tenemos que pasar y soportar cada uno de los procesos para entrar a los nuevos niveles que Dios tiene preparados para nosotros. Dios nos está quebrando porque quiere hacer algo nuevo con nosotros. Es el tiempo para dejar ser como somos para ingresar en el proceso de Dios para ser nuevas personas.

NO LE TENGAMOS MIEDO A LOS PROCESOS, SON PARA QUE DIOS SE GLORIFIQUE EN NOSOTROS – Dejemos que el Espíritu Santo genere una transformación total en nuestras vidas.

PARA SER TRANSFORMADOS TENDREMOS QUE:

  • Ver con los ojos de Jesús.
  • Oír con los oídos de Jesús.
  • Ser la boca de Jesús.
  • Tener los pies de Jesús.
  • Ser las manos de Jesús.

 

DE ESTA MANERA, IMITÁNDOLO A ÉL, DEJAREMOS DE SER QUIÉNES ÉRAMOS PARA PARECERNOS A JESÚS.

ABRAMOS EL CORAZÓN Y NUESTRA MENTE – Estos dos componentes de nuestro cuerpo trabajan muy juntos. Hablémosle y ordenémosle a nuestra mente que no nos gobierne más. Es tiempo de dejar de creer en nuestros pensamientos para creer en Jesucristo. Dejemos los prejuicios de lado, porque son los que nos frenan para recibir al Espíritu Santo. Séanos flexibles en nuestra mente para recibir lo nuevo y el poder del Espíritu Santo. No nos guiemos por nuestras percepciones, tampoco. Renunciemos a nuestro espíritu religioso.

LA UNIDAD PROVOCORÁ QUE LA NUBE DE GLORIA DE DIOS DESCIENDA.

DESCARTEMOS LA PALABRA MAGIA – Muchas veces creemos que lo de Dios puede ocurrir sin hacer nuestra parte. Tenemos que tomar nuestro lugar para ser las personas que Dios use para lo que Él nos prometió que iba a ocurrir. La magia no existe, son solo trucos e ilusionismo; pero lo que sí existe es la transformación de nuestro espíritu a través del Espíritu Santo.

ESTAMOS MUY CERCA DE UN TIEMPO DE AVIVAMIENTO - En diez días, la iglesia unida produjo la revolución más grande en el mundo durante el siglo primero. Cuando terminaron esos diez días, el mundo entero llegó a conocer el poder de Cristo y del evangelio. Llegó nuestro tiempo.

NO NOS FRUSTREMOS – No permitas que una falla te lleve a una frustración y, que esta, nos lleve a darnos por vencido. No abandonemos los procesos, busquemos la unidad, porque es el tiempo en el que llegó nuestro día. Tres años y medio no sirvieron más que para que los discípulos vieran lo que sucedía; sin embargo, unos minutos sirvieron para que cambiara de una manera total, absoluta y completa sus vidas: “Todos estos" no es lo mismo que "Estaban todos".

ES TIEMPO DE UNIDAD – Hemos superado el nivel de “juntos” para entrar en el nivel de “unidos”. Unidos es un mayor nivel que permite que el cielo descienda a la Tierra y que seamos llenos del Espíritu Santo.

 

DIOS NOS NECESITA UNIDOS – Porque es el tiempo de que lo que no ocurrió en años ocurrirá en días. Dios nos quiere dar poder y gloria para que seamos perfectos en unidad porque nos ama.

 

DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC
DSC

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3