El Viento Del Espíritu

EL VIENTO DEL ESPÍRITU

UN ENCUENTRO CON JESÚS PARA NACER DE NUEVO

Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.
Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.
No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.
El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.
San Juan 3:1-8

DIOS ESTÁ HABLANDO A TRAVÉS DE JESÚS – Dios le habla a Nicodemo a través de Jesús, pero Nicodemo estaba en un nivel natural. Tenemos que dejar nuestra mentalidad natural para recibir lo sobrenatural.

CUANDO NO NACEMOS DE NUEVO EN CRISTO:

  • No vemos el Reino de Dios.
  • No podemos entrar al Reino de Dios.

HAY UN NACIMIENTO EN EL ESPÍRITU – Jesús le presenta a Nicodemo un nacimiento espiritual, luego de su nacimiento natural. Nicodemo no entendía lo que estaba escuchando, pero iba a vivir un nuevo nacimiento.

EL VIENTO DEL ESPÍRITU SANTO

EL VIENTO O SOPLO DE DIOS

Viene de las palabras ruah o ruaj, en hebreo, y pneuma, en griego.

EL VIENTO SOPLA – El Espíritu es un eterno presente moviéndose en nuestra vida.

TENEMOS QUE ENTRAR A LA MENTALIDAD ESPIRITUAL – Jesús tuvo que sacar a Nicodemo de la mente natural para llevarlo a una mente espiritual y sobrenatural. Dios nos quiere llevar de la carne al espíritu. Es una mudanza de mentalidad. El viento sopla constantemente.

PREPAREMOS NUESTRO CORAZÓN – Necesitamos preparar nuestro corazón para recibir el viento del Espíritu Santo. El viento se siente en la piel, pero el viento del Espíritu Santo se siente en el corazón.

NICODEMO VIO SEÑALES – Nicodemo vio a un maestro diferente en Jesús y, a través de Él, vio señales del cielo. Fue el primero que vio señales, no siendo discípulo de Jesús.

CARACTERÍSITICAS DEL ESPÍRITU SANTO

EL ESPÍRITU SANTO TIENE LIBERTAD Y SOBERANÍA – El Espíritu Santo hace lo que quiere, porque tiene libertad y soberanía y nos muda de lugar y trae bendición.

EL ESPÍRITU SANTO TIENE SUPREMA AUTORIDAD – El Espíritu tiene la suprema autoridad y ejerce el gobierno de Dios en esta tierra.

EL ESPÍRITU SANTO IRRUMPE – El Espíritu es manejado por Dios, no se anuncia y trae bendición, por eso es importante tener una correcta predisposición en el corazón.

NECESITAMOS ESTAR LIBRES – Que el Espíritu sople, tenga libertad y poder no significa que estemos libres para recibirlo. El Espíritu Santo no se anuncia.

JESÚS NOS ENSEÑA Y MINISTRA.

LOS MILAGROS QUE ESPERAMOS ESTÁN CERCA - Jesús usa ejemplos como los fenómenos naturales para que entendamos que las cosas pueden cambiar en un instante y, también, que el milagro que esperábamos está a nuestro lado.

NO ECHEMOS AL ESPÍRITU SANTO – Cuando no le creemos o cuando queremos gobernar nuestra propia vida, el Espíritu Santo se aleja y no puede hacer los cambios que necesitamos.

LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
Hechos 2:1-4

Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.
Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación.
Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.
Hechos 2:38-41

EL FUEGO AUMENTA CUANDO ORAMOS JUNTOS – Para recibir más de Dios, debemos orar más y buscar más del Señor. Cuando somos más orando el fuego de Dios aumenta y nuestra vida es transformada.

EL CAMBIO DEPENDE DE NOSOTROS – Si queremos un cambio en nuestra vida debemos aplicar estos principios y buscar a Dios intensamente. Si nosotros no permitimos que el Espíritu Santo venga no podremos recibirlo.

EL VIENTO DEL ESPÍRITU SANTO:

  • HABLA PORQUE TIENE SONIDO - Puede ser que no lo veamos y no lo sintamos, pero escucharemos el sonido del Espíritu Santo porque el viento de Dios habla. Cuando esto sucede, las cosas no quedan iguales, sino que nuestra vida es transformada.
  • NOS MUDA Y NOS TRASLADA – El viento del Espíritu Santo puede sacarnos de nuestros peores lugares para llevarnos a nuestra bendición, sanidad, multiplicación, etc.
  • NOS SACUDE – Viene a sacudirnos de nuestro dolor y nuestro letargo. Nos activa.
  • NOS LIMPIA Y NOS ACERCA A DIOS - El viento se lleva nuestros odios, resentimientos y frustraciones, pero, además, el Espíritu Santo pone nuestros ojos en Él para que podamos ver a Jesús, quien luego nos llevará al Padre para que entendamos quien es el dueño y Señor de todas las cosas. Los tres son uno y trabajan en completa unidad.
  • TRAE GOZO - La Biblia dice que el Espíritu Santo trae gozo, paz y amor.
  • NOS TRAE CONVICCIÓN DE PECADO – Nos lleva a buscar la santidad y dejar las cosas de la carne. El viento del Espíritu hace que el mentiroso deje de mentir, que el que murmura deje de hacerlo, etc.
  • NO TIENE ORIGEN – No sabemos cuál es el origen del Espíritu Santo, porque no sabemos de dónde viene. El Espíritu Santo está más allá de todo lo que sabemos y de nuestra lógica.
  • TIENE UN DESTINO PARA NOSOTROS - El viento no avisa de donde viene ni a donde va. El destino a donde nos llevará el Espíritu Santo no lo conocemos, porque es desconocido. Él tiene el control que nosotros ya no queremos tener. Cuando no sabemos nuestro destino, pero le damos el control al Espíritu Santo de nuestra vida, nos convertimos en hombres o mujeres como Abraham que aceptaban ser guiados por Dios sin saber a qué lugar lo llevaría. Seguir al Espíritu Santo, sin saber a dónde vamos, aumentará nuestra fe.

IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3