Cómo Encontrar Tu Mejor Tesoro

Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar.
Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré.
Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre.
Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes.
Génesis 26:1-5

DIOS ESTARÁ APARECIENDO EN NUESTRA VIDA PRONTO – Es tiempo de que estemos preparados porque Dios se nos va a estar apareciendo en nuestra vida. Él nos quiere prosperar.

DIOS NOS QUIERE BENDECIR – Dios le dice a Isaac que él y su casa iban a ser bendecidos. Dios nos está hablando de manera directa a nuestro corazón y a nuestro espíritu que nuestras generaciones serán benditas. Cuando hablen de nuestra tierra de manera incorrecta recordemos que hay una promesa de parte de Dios que nace en Abraham y se confirma en Isaac. Todas las naciones de la tierra serán bendecidas hasta que Dios nos llame a su presencia, porque traeremos bendición y el lugar donde estemos seré bendecido.

ESCUCHAR Y OBEDER A DIOS – Debemos entender y conocer el valor de escuchar y obedecer a Dios. Nunca nos arrepintamos de cumplir y obedecer la palabra de Dios. Siempre seamos fieles al Señor y a sus principios, porque así alcanzaremos sus promesas. El Señor nos bendecirá a nosotros, a nuestros hijos y nuestras próximas generaciones.No importa cuánto tarde en llegar la bendición o respuesta, si obedecemos parados en los principios de la palabra de Dios y no nos olvidamos de cumplirlos vendrá la bendición.

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
Génesis 1:2

ORDEN Y DISCLIPLINA – Nos cuesta ser ordenados y disciplinados, además, que caemos en la procastinación constantemente. No dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy. Hoy es el día en el comenzamos a ser ordenados y disciplinados para alcanzar las promesas de Dios. El diablo se encargó de desordenarnos para que pueda reinar en todos los aspectos de nuestra vida. El enemigo gobierna en nuestro desorden, mientras que Dios no lo podrá hacer porque Él se mueve en el orden. A partir de nosotros empieza el orden y la disciplina en nuestra vida y se extiende a lo largo de nuestras generaciones, por eso debemos cambiar los malos patrones generacionales. Cada generación que se ordena le permite a Dios que ordene a la próxima generación.

SI ESTAMOS EN SANTIDAD Y ORDEN LES SERÁ MÁS FÁCIL A MIS FUTURAS GENERACIONES ESTARLO.

ESCUELA DE DIOS VS. ESCUELA MUNDO – Todos nacimos en la escuela del mundo y es donde aprendimos todo lo malo: mentiras, inmundicia, entre otras cosas. Pero esta escuela no nos sirve y no debemos recurrir nunca más, porque su destino era matarnos. Nunca aprenderemos nada correcto en esta escuela. Dios nos dio la escuela donde gobierna a través de su palabra y su iglesia. Si Dios está en esa escuela nada nos puede salir mal.

HAMBRE – Es términos bíblicos es una pobreza extrema, donde no hay alimentos. La tierra se seca y los animales se mueren. Tampoco hay agua.

DEBEMOS MOVERNOS EN EL TIEMPO KAIRÓS DE DIOS – Cuando Dios nos habla tenemos que preguntarle si la palabra es para nuestro tiempo, para nuestros descendientes o para alguna situación en particular. Seamos sensibles a la palabra de Dios.

DIOS TIENE UNA TIERRA PREPARADA PARA NOSOTROS–Cuando nos va mal económicamente, tenemos que preguntarnos y preguntarle a Dios lo siguiente:

  • ¿Hay algo que estamos haciendo mal?
  • ¿Hay algo que no estamos escuchando de parte de Dios?
  • ¿Qué no estoy haciendo?
  • ¿Qué hice mal?
  • ¿En qué no escuché la voz de Dios?
  • Si escuché la voz de Dios, ¿en qué no la obedecí?

 

DIOS SIEMPRE TIENE UNA SALIDA PARA NUESTRA VIDA - El principio de Dios es que seamos bendecidos y prosperados. Aunque nos equivoquemos solos, Dios no nos abandona. Él quiere que nos relacionemos con alguien que nos ayude, porque siempre hay salida para nosotros.

NUESTRO MILAGRO ESTÁ MUY CERCA.

SIGAMOS EL CAMINO DE DIOS – Seguir el camino de Dios nos llevará a la salida de nuestros problemas. Es importante que oigamos la voz de Dios para conocer Su salida, emprendamos nuestro propio camino y no copiemos a otros. Avancemos en el camino de Dios, porque Él nos mostrará la salida.

LA FIDELIDAD TRAE BENDICIÓN – Cuando somos fieles a Dios siempre hay bendición. Dios ama la fidelidad, se mueve en ella y permite que haya bendición en aquellos que son fieles. No congregarse es pecado, por eso siempre mantengamos fieles.

NUNCA NOS OLVIDEMOS DE DONDE SALIMOS - Isaac estaba en la tierra de sus enemigos, dónde le costó adaptarse, pero finalmente logró hacerlo, por eso es fundamental tener presente a Dios en los malos y los buenos momentos. Dejar a Dios es cometer un grave error que traerá consecuencias complejas. Tenemos un problema, cuando nos empieza a ir bien nos olvidamos de Dios, por eso nunca nos olvidemos de quien y de donde nos sacó.

Habitó, pues, Isaac en Gerar.
Génesis 26:6

ISAAC OBEDECIÓ Y PERMANECIÓ – A pesar de todo lo que pasó Isaac el obedeció y permaneció en el Señor. Dios no se equivoca con nosotros.

LA CLAVE PARA ESTAR EN BENDICIÓN ESTÁ EN LAS TRES “O”:

  • ORAR A DIOS.
  • OÍR A DIOS.
  • OBEDECER A DIOS.

 

Debemos acostumbrarnos en las cosas pequeñas a orar, oír y obedecer a Dios, porque cuando nos toque hacer lo mismo en niveles mayores nos será fácil, porque ya lo habremos aprendido.

DIOS NOS ENVÍA SIEMPRE A UN BUEN LUGAR – Aunque al principio nos parezca que el lugar donde estamos es malo, debemos asegurarnos que el que nos haya mandado sea Dios, porque es la única manera de crecer, escuchar la voz de Dios y madurar. Isaac fue bendito en esta tierra, porque él no se fija las condiciones del lugar, sino que fue e hizo su tarea. No importa cuál sea el lugar, si Dios nos pide que sembremos hagámoslo tranquilos, porque nos irá bien.

SER OBEDIENTE ES MEJOR QUE SER PROSPERADO – A Isaac le quitaron la bendición que le Dios le había dado, pero él siguió siendo obediente, porque es mejor ser obediente que prosperado. Nos podrán robar muchas veces, pero si somos obedientes la prosperidad nos seguirá.

DIOS MULTIPLICA NUESTRA TIERRA – Nuestra tierra puede ser nuestra profesión, trabajo, fuente de ingreso, estudio, jubilación, entre otras, por eso sembremos en ella, aunque pensemos que sea poco o chico, todo lo grande comenzó siendo pequeño.

1
TENEMOS QUE SEMBRAR LAS PALABRAS RHEMA QUE DIOS NO DA
Tenemos que sembrarlas escribiéndolas, sembrándolas con dinero, dándolas o poniéndolas en lugares visibles. No nos quedemos con una palabra rhema sin sembrarla ni regarla para que dé fruto.

2
SEMBREMOS LAS PALABRAS PROFÉTICAS
Tenemos que sembrar y trabajar en las palabras proféticas que nos dieron directa o indirectamente. Todo lo que creamos es nuestro.

3
SEMBREMOS SIEMPRE, AUNQUE SEAN TIEMPOS CONTRARIOS
Las siembras se produjeron porque obedecimos y creímos hasta que llegue el día en que aparezca el fruto.

SEMBREMOS PARA COSECHAR - No importa cuán animado estemos y cuanto creamos, si no sembramos no viene la cosecha, porque la siembra es un acto concreto. Cuando sembremos debemos recordar que Dios va a hacer lo que nosotros no podemos hacer. Nuestra parte es creerle y sembrar. Sin nuestra parte Dios no puede hacer nada, porque Él hace lo que nosotros no podemos hacer. Ejemplo: Abraham y Sara.

DIOS BENDICE SIEMPRE LA ACCIÓN DE SEMBRAR – Esto sucede porque en el momento de sembrar estamos demostrándole al Señor que le creemos al cielo, vamos un paso más adelante y accionamos para hacer lo que Él nos pide.

Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
San Juan 7:37c-38

EL MEJOR TESORO ES JESÚS– Dios nos está instando a buscarlo si estamos sedientos, porque Él es la fuente inagotable y porque ÉL es nuestro mayor y mejor tesoro. A Isaac le robaron sus pozos de agua, pero a Jesús nunca nos lo robarán. Él defiende a sus hijos. El pozo, la tarea de sembrar, la palabra que escribo y declaro está en el exterior; pero se produce en nuestro interior, porque dentro nuestro está el Espíritu Santo, que recibimos los hijos de Dios. Hay una fuente inagotable en nuestro interior, que la tapamos por nuestra incredulidad, por eso es importante que creamos en Dios y en sus promesas.

Jesús es el mayor tesoro y a todo lo que Él nos llamó tiene un solo objetivo: la búsqueda constante del Espíritu Santo, porque, así, los ríos de aguas vivas aumentarán su caudal y se moverán a favor nuestro. Nuestra sequedad tiene una sola solución: Jesús y el Espíritu Santo que está dentro nuestro que lo activamos creyendo, declarándolo y dando gracias.

Cuando hacemos algo que creemos y está escrito en la palabra de Dios, no debe sorprendernos que comience a generarse un tiempo de milagros, porque está escrito y es fácil que suceda solo con la obediencia. Así, encontrar nuestro mayor tesoro va a ser la realidad de nuestra vida.

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3