Cómo Encontrar Tu Mejor Tesoro 2 Parte

Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar.
Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré.
Y Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre.
Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes.
Habitó, pues, Isaac en Gerar.
Génesis 26:1-6

HAY TRES PRINCIPIOS IMPORTANTES:

  1. SOMOS FORASTEROS EN NUESTRA TIERRA – Debemos saber que cada uno de nosotros estamos como forasteros en esta tierra. Todos somos de un reinado y de un rey que la eternidad nos guardará. Es un tiempo de dolores, sufrimientos, de preguntas donde casi no hay respuestas.Estamos de paso, pero también tenemos una descendencia a los que le dejaremos lo mejor que tenemos que es Jesús.

 

  1. DIOS ESTÁ CON NOSOTROS – Dios nos promete que va a estar con nosotros siempre y va a cumplir sus promesas y la de nuestras generaciones. Isaac contó con la bendición de que fue instruido en los principios de Dios por sus padres y esa fue su mayor herencia. Isaac contaba con el favor de Dios y él lo sabía, pero hubo momentos en los que el camino que recorría no era seguro, pero siempre supo que Dios estaba con él. A veces olvidamos cosas porque nuestra mente lee la circunstancia, lo que se mueve, lo que vemos y lo que está a nuestro alrededor. Somos forasteros.

 

  1. DIOS BENDICE NUESTRAS GENERACIONES - Dios nos recuerda quienes somos, para que estamos y nos habla de nuestra descendencia. El Dios de los siglos siempre habla y promete que nuestras próximas generaciones serán mucho más bendecidas que la nuestra. Abraham era un hombre que cometió errores y equivocaciones, pero amo a Dios, lo honró y lo buscó, por eso cosecho todo aquello que había hecho y preparó a Isaac para lo que viniese.

SI ESTAMOS AQUÍ EN LA TIERRA ES PORQUE DIOS NOS NECESITA.

 

DIOS NOS VE DE FORMA DISTINTA – Dios cuando nos ve, no ve lo que nosotros vemos de nosotros mismos. Cuando Dios nos ve, observamultitudes que son preparadas para volverse a Dios. Dios, en nuestra acción de siembra, ve un bosque detrás nuestro.

VIVIMOS AFERRADOS A COSTUMBRES – Nos cuesta acercarnos a lo nuevo porque todavía seguimos aferrados a formas viejas de pensar y actuar, sobre todo en lo espiritual. Nuestra experiencia nos juega en contra, por eso entreguémosle nuestro camino a Dios para que Él nos lleve por su voluntad. Nuestra vida está en las manosde Dios y debemos hacer lo que Él quiere, no lo que nosotros sabemos.

NO DEBEMOS DISCUTIR CON DIOS – Tenemos que estar atentos a cuando Dios nos habla, porque lo nuestro puede ser bueno pero lo de Él es sabio. Lo nuestro nos puede sacar del pozo, pero lo de Dios me hace llegar a la meta.Siempre donde Dios nos envía es un buen lugar. Dios tiene preparado un lugar para nosotros donde se está moviendo, es donde yo avanzo y donde habita el Espíritu Santo. Hay un lugar para nosotros hacia donde debemos ir para encontrarnos con Dios y ser benditos. Nuestras emociones nos llevan a Egipto, nuestro espíritu en Dios nos lleva a Gerar.

OBEDEZCAMOS A DIOS – Siempre que recibamos una palabra de Dios, seamos obedientes hasta las últimas consecuencias para alcanzar sus promesas. Cuando plantamos la semilla, ésta es prosperada porque elegimos obedecerle y confiar en Dios.

Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová.
El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso.
Génesis 26:12-13

DIOS NOS BENDICE A PESAR DE LAS ADVERSIDADES – Isaac eligió el lugar más allá de las condiciones adversas de ese momento. Dios no defrauda a quienes ponen su confianza en Él. Isaac se transformó en un hombre bendito. Vamos a ser tan benditos y vamos a tener algunos problemas, porque hay gente que no quiere que seamos bendecidos.

ISAAC ELIGIÓ EL LUGAR MÁS ALLA DE LAS ADVERSIDADES – Todos somos empujados por las circunstancias de la actualidad, pero no debemos creer que lo que logramos es por nuestra capacidad, conocimiento o trabajo, sino que debemos creer en el Señor como nuestro proveedor. Debemos buscar y escuchar la voz de Dios para abandonar nuestros problemas y preocupaciones y así cambiar nuestra realidad negativa. Siempre que hay una palabra de Dios y caminamos sobre ella todo a nuestro alrededor cambiará.

OBEDEZCAMOS MÁS ALLÁ DEL CONTEXTO QUE NOS RODEA.

DIOS NOS BENDECIRÁ,AUNQUE LA TIERRA NO DE FRUTO – Isaac se transformó en un hombre rico en una tierra que no tenía riquezas. Es Dios es el que nos ama, nos sostiene y nos cuida. Él nos dice en que tierra es en la que tenemos que sembrar.Nosotros tenemos que hacer siembras espirituales, en la familia, en las personas que nos rodean, porque fuimos llamados a sembrar. En un mundo que donde todos quieren tener nosotros decidimos dar. Sembremos a través de lo que nos dice la Biblia, porque este libro nos va a decir e indicar que, como y en qué lugar debemos hacer lo que nos dice Dios. Todo lo que hacemos debe estar basado en la Biblia.

DIOS BENDICE AL QUE SIEMBRA – Dios bendice al que siembra no al que no hace nada. Dios habla a través de una palabra rhema, que cuando esto sucede tenemos la certeza si es para este tiempo o para el futuro, por eso debemos tomar esas palabras, atesorarlas en nuestro corazón, pedirle a Dios sabiduría para saber cuándo debemos accionarla. En la acción vemos la mano de Dios. No tenemos que tener solo una actitud de fe, sino de obediencia, también.

DEBEMOS SEMBRAR DE FORMA CORRECTA – Cuando sembramos Dios hará aquellas cosas que no podemos hacer. Si no tenemos la actitud de movernos en la dirección que nos indica Dios en la que debemos sembrar no le estamos permitiendo que actúe. Dios necesita de la materia prima (semilla) para hacer el milagro. Dios no se mueve sobre la nada, excepto que Él lo decida. Dios nos eligió para que predicamos para que, en nuestro lugar que estamos como forasteros, preparemos la tierra para los que vendrán.

 

ANTES QUE HAYA UN SUCESO HUBO UN PROCESO–Dios no puede darnos cosecha sino sembramos, por eso siempre debemos poner nuestra parte para que las cosas sucedan. Nos tenemos que asociar a Dios para ser partícipes de su bendición y su gloria.

ERA UNA ÉPOCA DE UN CLIMA CONTRARIO – Había un tiempo de escasez y de inseguridad, pero Isaac sabía que, con la intervención de Dios, el clima, a pesar de las adversidades, iba a jugar a su favor.

HOS ES MI TIEMPO - Dios siempre va a hacer cosas que están escritas en la Biblia y que hizo con otros hombres anteriormente. Dios bendijo a Isaac, pero nosotros también estamos en esa lista. Él nos va a bendecir más allá de las situaciones que estamos viviendo.

De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
2 Corintios 5:17

SITUACIÓN VS POSICIÓN – No se trata de la situación por la que estamos, sino en la posición en la que nos encontramos en Dios. Estar en Cristo me lleva a ver las cosas como Él las ve. Isaac se encontraba en la posición correcta en una situación adversa, por eso próspero y fue bendito.

DIOS NOS ESTÁ LLAMANDO A SEMBRAR – Dios nos está llamando a sembrar en Él nuestro tiempo, vida, lo mejor de nosotros. No dependemos de lo externo sino de lo que está dentro nuestro que es el Espíritu Santo.

LA RESPUESTA NUNCA ESTARÁ EN LA SUPERFICIE - Debemos acercarnos más a su palabra para entrar en aguas profundas. En esa época lo valioso estaba en lo profundo y no era el petróleo oro, sino el agua. Dios lo bendijo a Isaac con pozos de agua en una tierra de escasez. Tener agua en ese tiempo hacia ricos a las personas porque era un elemento esencial para la vida de los seres humanos.La mayoría de las veces la respuesta que buscamos no está en la superficie ni tampoco viene con la primera, segunda o tercera oración, hay excepciones, pero no son las reglas. Lo normal es trabajar y buscar la respuesta a nuestras oraciones que no está en la superficie.

DEBEMOS BUSCAR EL AGUA DEL RÍO DE DIOS – Siempre hay agua cerca nuestro, pero no siempre la vemos porque no profundizamos. De nuestro interior brotarán aguas del río vivo y está hablando del Espíritu Santo. El oro y el petróleo pasarán, pero el agua del río del Espíritu Santo nunca. Estamos en tiempos de ríos gloriosos de Dios y ese es nuestro mayor tesoro.

BUSQUEMOS SIEMPRE EL TESORO – El tesoro es el Espíritu Santo, por eso busquémoslo constantemente. Isaac siempre sembró y buscó al Espíritu Santo y fue un hombre bendito en sobreabundancia.

IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3