Multiplicación y Crecimiento ¡Es Mi Año!

Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová.
Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas.
Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas.
Isaías 54:1-3

LA PALABRA RHEMA DE ESTE AÑO SIGNIFICA PARA CADA UNO DE NOSOTROS:

  • PROMESA.
  • DIRECCIÓN.
  • PROVISIÓN.

HAREMOS COSAS DONDE NADA OCURRE – Es el año donde haremos las cosas en lugares donde nada ocurría, porque si lo hacemos de la mano de Dios todo lo lograremos. Haremos milagros en donde nunca ocurrieron y seremos buscados para que ocurran esos milagros de parte de Dios.

DIOS QUIEBRA LA MALDICIÓN DE LA ESTERILIDAD EN NUESTRA VIDA – Dios desterrará la maldición de esterilidad en todas las áreas de nuestra vida para que demos lugar a grandes milagros. Debemos preguntarnos: ¿En qué áreas de nuestra vida hay esterilidad?

LA SALIDA ES JESÚS – El pueblo de Israel vivía en un tiempo de difícil, de dolor, esterilidad, sufrimiento, cautiverio, sometimiento, dolor, esclavitud, entre otras complicaciones. El pueblo de Dios cuando les iba bien se olvidaban de Él y se volvían acordar cuando estaban mal. Las bendiciones de Dios van a venir, pero ese no es el problema, el tema está en que cuando vengan no nos olvidemos de quien nos las dio. Seamos siempre agradecidos a Dios.

DEBEMOS PREPARARNOS PARA RECIBIR ALGO GRANDE - Lo que Dios estaba haciendo era preparar al pueblo de Dios antes de que venga una gran bendición, por eso debemos estar preparados para recibir nuestra bendición. El pueblo de Israel cuando Dios le ponía un límite se sentía abandonado, se quejaba y se lamentaba. Dios le tenía que recordar de manera constante que necesitaban creer en aquello que estaba por venir, porque era algo grande.
Tenemos que estar dispuestos a cambiar, porque lo de Dios es grande y lo tenemos que anhelar.

EVITEMOS LA QUEJA Y HABLEMOS UN LENGUAJE DE FE – El pueblo de Dios, a pesar de haber recibido la libertad, se quejaban y se enojaban con Él. Por eso debemos crecer en nuestra fe y creer las promesas de Dios.

He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias.
Isaías 43:9

ESTÁ LLEGANDO EL TIEMPO DE MI BENDICIÓN – Dios ya nos viene hablando y mostrando sus promesas, es el tiempo que las creamos y trabajemos para llevarlas a cabo.

DIOS TRABAJA POR ETAPAS – Hoy Dios nos dice que ya se cumplió una etapa en nuestra vida, pero viene otra. El conjunto de etapas se llama proceso. Cada etapa dentro del proceso que avanzo es para que me encuentre cada vez mejor. Cada etapa y proceso tiene un propósito en nuestra vida.

ETAPA 1
ETAPA 2               PROCESO
ETAPA 3

DEBEMOS DAR GRACIAS POR LA PROMESAS QUE NO SE CUMPLIERON EN NUESTRA VIDA - El pueblo de Israel se comenzaba a quejar porque las promesas de Dios no se cumplían, aun sabiendo que eran un pueblo bendito. Por eso debemos darle gracias a Dios cuando no se cumplen las promesas en nuestra vida, porque agradecer es regar la semilla y permite que se genere fruto, en cambio, la queja pisotea la semilla y mata nuestra fe y el fruto. Pasemos por los procesos y dejemos la queja de lado, porque de esa manera recibiremos todo lo que Dios nos prometió.

SANTIDAD, AYUNO Y ORACIÓN DURANTE EL PROCESO - Orar y ayunar es algo que tenemos que hacer todos los días. No lo hacemos para recibir más de lo que Dios nos da, sino que recibimos más por su gracia y lo hacemos porque lo amamos. Si estamos en pecado no vamos a recibir las bendiciones, pero si estamos en obediencia haciendo lo que tenemos que hacer todo aquello que Dios nos prometió nos lo va a dar.

Ensancha el sitio de tu tienda…
Isaías 54:2

ENSANCHÉMOSNOS – Debemos ensancharnos y extendernos en nuestro interior, ese es el desafío de Dios para nosotros en este tiempo, porque cuando nos extendemos, Dios puede llenarnos más de su gloria, unción y poder. Él nos pide más lugar porque tiene mucho más para darnos.

NO AYUDEMOS A DIOS – No debemos ayudar a Dios, solo debemos hacer la parte que nos encargó, de lo que le corresponde a Él, se encarga Él. No nos metamos en el trabajo de Dios, solo hagamos el nuestro.

Lectura sugerida: Hechos 2

DIOS NOS MUESTRA QUE SU IGLESIA:

  • Nació multitudinaria.
  • Es grande.
  • Es numerosa.
  • Es extensa.
  • Donde participan toda clase de personas y razas.
  • Donde todos pueden convivir siendo diferentes.
  • Está llena del Espíritu Santo.
  • Hay milagros.
  • Es sobrenatural.

DEBEMOS HACER CRECER EL LUGAR QUE DIOS NOS DIO – Debemos hacer crecer el lugar que Dios nos dio, multiplicarlo, tomar otras casas y territorios porque estamos destinados al crecimiento y multiplicación. Cuando hacemos crecer los lugares que Dios nos dio es para que más gente alcance la salvación de Cristo. Debemos estar desesperados por llevar a la gente a los pies de Jesús. Somos elegidos y escogidos por Dios, por eso llenemos territorios de gente para que sus vidas sean transformadas por el poder del Espíritu Santo.

DIOS CUMPLE SUS PROMESAS – Si Dios lo determinó lo hará, siempre que profetizó algo lo cumplió. Dios, quien sana y transforma vidas, es el Dios que nos llamó y que no nos fallará. Lo que Dios dijo se cumplirá en nuestras vidas y está trabajando en nuestros procesos para que esas promesas lleguen a cumplirse.

Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre.
Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.
Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias;
El que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias;
El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila.
Salmo 103:1-5

NO PENSEMOS CON EL ALMA – En varias oportunidades pensamos en las cosas que nos prometieron y que todavía no se cumplieron y lo hacemos porque somos humanos y tenemos alma. Nuestro gran problema es que muchas veces pensemos con el alma y nos olvidamos de donde nos sacó Dios y hacia donde nos quiere llevar. Debemos atar a nuestra alma y no permitirle que se olvide que Dios nos ungió y nos bendijo. Nuestro Dios tiene un perdón ilimitado. No pensemos en aquellas cosas que estamos pasando, démosles la orden a nuestra alma que bendiga al Dios que nos escogió. Fuimos bendecidos, beneficiados, perdonados, sanados de todas las dolencias por Dios quien nos rescató del hoyo, nos coronó de favores y misericordias.  Su sangre nos sana, nos limpia y luego nos corona. Nuestra alma cuando tiene un problema se olvida de todo aquello que Dios nos dio.

TODAS NUESTRAS VICTORIAS VIENEN DESPUES DE TODAS NUESTRAS BATALLAS – Nuestro premio viene cuando llegamos a la meta y, cuando eso sucede, recibimos nuestra corona de bendiciones y favores.

¿QUÉ HACEMOS CON CADA DÍA QUE NOS REGALA DIOS?

ES TIEMPO QUE NOS ENSANCHEMOS PARA RECIBIR LA BENDICIÓN DEL CUMPLIMIENTO DE LAS PROMESAS DE DIOS.

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3