Equilibristas De La Fe

ES TIEMPO DE PRACTICAR LA FE – El pueblo que tiene fe en Dios es porque conoce al Dios que lo creó; lo conoce, le cree y aplica Su palabra. Tenemos que conocer la palabra de aquel que nos creó, porque esa palabra nos sostiene, nos da fuerzas, nos allana el camino y vemos Su mano en todo momento.

SIN FE NO PUEDO CONOCER A DIOS - ¿Podríamos creer en alguien que no conocemos? No, por eso, cuando lo conocemos a Dios nos damos cuenta que siempre está presente y cumple su palabra.

SOMOS INSTRUMENTOS DE DIOS – A Dios le gusta cuando declaramos la palabra y tenemos fe para que los milagros ocurran, porque Dios actúa a través nuestro. Tenemos que aprender a caminar con Dios.

DIOS NOS QUIERE HABLAR – Dios nos está esperando todos los días para hablarnos para que sepamos hacia donde tenemos que avanzar. Dios es soberano, es decir, es la autoridad máxima y es quién nos gobierna. Él sabe porque camino nos quiere llevar, por eso debemos estar atentos a la dirección del Espíritu Santo. Para esto es importante que tengamos nuestro tiempo con Dios, nuestro tiempo devocional. Debemos ingresar en paz a la presencia del Señor y depositar nuestra confianza en Él. Debemos valorar ese tiempo y hacerlo crecer.

LA COMUNICACIÓN CON DIOS ES VITAL – No debemos vivir con urgencias ante Dios, sino presentarnos a diario y prepararnos en su presencia para estar firmes en el camino a la hora de enfrentar las complicaciones diarias. Tenemos que aprender y saber cómo manejarnos en el Reino de Dios.

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.
Hebreos 11:6

DEBEMOS CREER EN DIOS – Si no creemos que Dios existe no tenemos posibilidad de relacionarnos con Él, no poder conocerlo nos perderemos de recibir las grandes cosas que tiene para cada uno de nosotros.

DIOS PREMIA LA FE – A Dios le agrada que nosotros tengamos una relación con Él, por eso debemos relacionarnos con Jesús porque es acción y en ese diálogo ocurren las cosas. Debemos creerle a Dios y Él nos hará vivir de victoria en victoria y de gloria en gloria. Dios hace milagros cotidianamente, algunos son inmediatos, otros a largo plazo y otros ocurren mientras estamos caminando junto a Jesús.

NO DEBEMOS INTERRUMPIR NUESTRO CAMINAR CON DIOS – No podemos interrumpir nunca nuestro tiempo con Dios, va a haber caminos difíciles en los que necesitaremos el consejo de la palabra de Dios y de personas sabias que nos guían (No el consejo humano, sino un hombre o mujer a través de la palabra de Dios). Debemos tener una relación diaria con Dios y no debemos permitirnos cortar ese tiempo devocional.

PALABRA + ORACIÓN + ESTAR ALINEADOS – Dios trajo a existencia todo lo que no existía por medio de su palabra. Él nos dejó como enseñanza el declarar todo lo que está escrito en su palabra y todo lo que nos enseña para que sea hecho en esta tierra. Declaramos la palabra porque es la voluntad de Dios para las nosotros. Necesitamos conocer la voluntad de Dios, vivir de lo que Dios nos dice y estar seguros que es lo que Él nos habló. Es imperioso caminar con oración, palabra y estar conectados con el Espíritu Santo para que nos muestre que pasos debemos dar.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.
Génesis 1:1-3

DIOS ORDENA Y CREA – La tierra era un caos total. Dios ejerció su confianza en sí mismo y creó el universo. El Espíritu Santo esta siempre en movimiento en mi vida y está esperando que ejecutemos la palabra de Dios para llevar a cabo sus planes.

HAY DOS PILARES EN LOS QUE DEBEMOS SOSTENER NUESTRA VIDA

CONFIANZA EN DIOS

IDENTIDAD EN CRISTO PARA SABER QUIENES SOMOS Y TENER UNA RELACIÓN CON ÉL.

Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy.
Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra.
Salmo 2:7-8

ATESORAR Y DECLARAR LA PALABRA – En el medio del caos se mueve Dios, ordena y crea las cosas. En nuestro devocional, Dios separa en nuestra vida la luz de las tinieblas. Debemos atesorar la palabra de Dios en nuestro corazón para que nuestros pensamientos no se desvíen. Hay personas que son oprimidas en sus pensamientos con ataques de pánico, pero cuando le creemos a Dios y a su palabra viene la paz. Lo que oramos y declaramos en la palabra es lo que Dios nos está hablando en este momento. Es nuestro derecho pedirle a Dios nuestras promesas porque somos sus hijos y tenemos herencia que es para cada día. La voluntad de nuestro padre es que le pidamos porque él nos creó para eso. Porque somos hijos tenemos herencia y esa herencia no es a largo plazo sino para cada día.

¿CÓMO RECIBO LA FE? – Con una determinación: ir a los brazos del padre. Necesitamos a Dios y llorar en Su presencia en los momentos de dolor y sufrimiento, esos son los momentos oportunos para acercarnos al Señor, porque es sus brazos desaparece el dolor. Jesús fue un incomprendido y por eso fue castigado, pero el siempre recurrió a su padre celestial que siempre los sostuvo.

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.
Romanos 10:17

LA FE GENERA UNA RELACIÓN DE AMOR – La relación que tenemos con Dios es porque un día le creímos a Él. Tenemos que tener una experiencia con la fe verdadera. La fe viene por el oír, no por chusmear ni escuchar cualquier cosa. Escuchar la voz de Dios cuando alguien predica o cuando leemos la palabra, nos permitirá hacer crecer nuestra fe. De esta forma empiezan a cambiar nuestros pensamientos y todo nuestro ser. No podemos vivir humanamente, porque tenemos una capacidad sobrenatural. En la intimidad es donde lo escuchamos al Señor y donde el Espíritu Santo nos recuerda las palabras que leímos y empiezan a cobrar un verdadero significado. Antes de leer la palabra debemos orar para que Él nos guie a toda verdad.
Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.
Salmo 2:7

LA FE VIENE POR EL OÍR – Debemos escuchar y leer palabra de Dios constantemente. Debemos reflexionar y meditar la palabra de Dios. No debemos leerla o escucharla rápidamente para cumplir, sino que debemos hacerlo tranquilos y atentos para experimentar y aplicar los principios del cielo.

NO HAY PODER MAYOR QUE EL DE DIOS – Los decretos del Señor tienen más poder que cualquier cosa en el mundo. Somos hijos de Dios por un decreto de Él. Debemos declarar la palabra de Dios y sus decretos; cuando lo hacemos empezamos a ver que las cosas se realizan.

Por eso la promesa viene por la fe, a fin de que por la gracia quede garantizada para toda la descendencia de Abraham; esta promesa no es solo para los que son de la ley, sino para los que son también de la fe de Abraham, quien es el padre que tenemos en común delante de Dios, tal como está escrito: “Te he confirmado como padre de muchas naciones”. Así que Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y que llama las cosas que no son como si ya existieran.
Romanos 4:16-17

LA PROMESA VIENE POR LA FE – Si no atesoramos la palabra nos perdimos las promesas y los tesoros de Dios, es por eso que debemos aprender la palabra de Dios de forma constante para poder declararla. Se levantarán batallas en nuestra mente, pero conquistaremos esas promesas por decretar la palabra de Dios, porque somos sus hijos y tenemos herencia.

SOMOS HIJOS DE DIOS Y TENEMOS HERENCIA – Debemos poner en marcha nuestra herencia
en Dios, por eso debemos conocerla, porque de lo contrario vamos a estar viviendo como pordioseros, cuando somos hijos de Dios. Debemos llamar a existencia aquellas cosas que no existen. ¿Qué no existe en nuestra vida? ¿Qué está desordenado? Debemos aprender primero sobre nuestra identidad y entender que somos hijos de Dios. Tenemos que aplicar la palabra de Dios que es medicina, por eso debemos leerla y aplicarla en nuestra vida. Dios nos usa para declarar las cosas que no existen para que las traigamos a existencia. Empezar a vivirlas como si ya estuvieran.

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
Hebreos 11:1

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
San Mateo 6:33

LA VOZ DE DIOS CREA LO QUE NO EXISTE – Debemos ocuparnos primeramente de las cosas de Dios, cuando lo hacemos Dios se encarga de nuestras peticiones, necesidades o problemas. Dios nos hace pasar muchas veces por problemas para que nos acerquemos a Él y para que nos pueda hablar. Dios no es tirano. Dios nos anhela. En la presencia de Dios es cuando recibimos sus diseños y todos los datos que necesitamos para llevarlos a cabo. Tener fe es estar convencido y seguro que algo existe, aunque hoy, por el momento, no se pueda ver. Para contrarrestar las malas noticias es importante llenarnos de fe. Dios hace con nosotros todas las cosas que están en su palabra.
CUANDO TENEMOS UNA EXPERIENCIA PERSONAL Y UNA RELACIÓN FLUIDA CON DIOS NOS LIBRAMOS DEL ENGAÑO Y DEL AUTOENGAÑO.
EQUILIBRISTAS DE LA FE – Hay momentos en los que caminamos con Dios donde vamos haciendo equilibrio porque caminamos en aquellas cosas que todavía no vemos. Tenemos que hacer todo lo que Él nos manda y esperar hasta que nos vuelva a hablar. Si Dios nos puso en un lugar es para que seamos de bendición, porque debemos ser parte de las soluciones a todos nuestros problemas y los que se generan en nuestro alrededor.
LA FE REQUIERE OBEDIENCIA – Dios nos usa para sanar, liberar y en todo lo cotidiano, pero es importante que obedezcamos al Señor. Cuando ejercemos la fe en los distintos ámbitos en los que nos movemos, Dios nos promueve. Dios nos da sabiduría para saber actuar en todo momento y en toda situación.

PALABRA + FE = ACCIÓN – Cuando viene palabra de Dios a nuestra vida, también se dan las circunstancias. Si estamos mirando lo que perderíamos de la palabra que Dios nos manda a accionar no podremos ver lo que ganaríamos. Tenemos que caminar por fe porque están los brazos extendidos de Jesús que no nos van a dejar caer. En los momentos que no tenemos fuerzas debemos declarar la palabra de Dios y adorarlo, porque de ahí vienen las fuerzas y se presenta el Dios todo poderoso en nuestras circunstancias. Él nos dio una capacidad sobrenatural para aplicarla todos los días para que nuestra vida sea bendecida y bendecir la de otros.

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3