Somos Alejados Para Ser Acercados

Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra. Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.
1 Reyes 17:7-9

¿DE QUÉ NOS SIRVE UN ARROYO SECO? – A nosotros no nos debe importar si se seca el arroyo, lo que sí nos debe importar es tener palabra de Dios. Cuando estemos secos, es cuando Dios nos hablará. Mientras estemos conformes y satisfechos las cosas no ocurrirán, por eso debemos estar desesperados por lo santo, porque lo próximo que vendrá será la palabra que nos sacará del arroyo seco y nos llevará a otro nivel dentro del propósito por el que nacimos.

DIOS NOS DA ÓRDENES NO SUGERENCIAS – Dios nos da órdenes y mandamientos, nunca nos da sugerencias. A nada de la creación le cuesta obedecer más que al hombre, por eso toda la creación se sujetó a las órdenes de Dios. Ejemplo: mar, sol etc.

ELÍAS DEBÍA PASAR POR UN PROCESO Y TENÍA DOS ASIGNACIONES:

  • DERRIBAR UN GOBIERNO DIABÓLICO – Dios nos eligió a nosotros para esta tarea. Mientras no desarrollemos el carácter que Dios quiere, el mundo nos usara para lo que él quiera. Dios está esperando que levantemos el sacerdocio para hacer su voluntad. Elías debía deshacer una obra maligna que se estaba prolongando a lo largo del tiempo. El pueblo de Dios estaba bajo opresión del gobierno de Acab y su esposa Jezabel.
  • REGRESAR AL PUEBLO A QUE VUELVA ADORAR A DIOS – El pueblo de Dios estaba en una época donde claudicaba y era inestable, porque había momentos donde adoraba a Dios y momentos donde adoraba a Baal. Elías tenía que poner en eje al pueblo de Dios. Cuando llevamos a cabo la tarea pastoral y hay alguien bajo opresión, primero hay que destruir al espíritu que no se ve y, después, asistir a la persona para que se haga fuerte con la palabra de Dios.

DIOS LO HIZO CON UNA SOLA PERSONA – Dios lo hizo así porque no hay tantos hombres jugados por Dios y porque si lo hacían muchos se iban a llevar la gloria y no se la iban a dar a Dios. Dios nos está buscando porque nos necesita.

¿DE QUÉ COSAS NOS TENEMOS QUE SEGUIR ALEJANDO VOLUNTARIAMENTE? – En el desierto Dios nos va a procesar y así sacará todo lo bueno que tenemos en nuestro interior. Si no nos metemos en el proceso no podemos ver lo bueno que Dios puso en nosotros.

SANTIDAD ES ALEJARSE – Santidad es apartarse de lo que hacemos para ponernos a disposición de Dios y acercarnos a Él. Cuando Dios quiere hacer algo grande nos tiene que alejar.

DIOS NOS SECA EL ARROYO PARA LLEVARNOS A UN NIVEL SUPERIOR – Él está en control de todo, sino miremos los siguientes ejemplos:

  • MOISÉS – Dios lo llevó al desierto 40 años a cuidar ovejas. Fue quién liberó al pueblo de Dios de la esclavitud de Egipto.
  • SAMUEL – Fue alejado de su casa, soportó a una persona indigna y llegó a ser el profeta de Dios.
  • ESTER – Fue desarraigada de su casa, fue huérfana y llegó a ser una reina.

SI NO NOS ALEJAMOS NO PODEMOS CONOCER A DIOS – Debemos alejarnos de las cosas para poder conocer y buscar de Dios en otro nivel. Jesús se levantaba muy temprano para orar. Debemos alejarnos de todas las cosas que nos impiden estar a solas con Dios, entregar nuestras cargas, llorar, clamar, adorar, etc. Todas nuestras oraciones tienen respuesta.

EL ARROYO PUEDE SER:

  • Nuestras finanzas.
  • Nuestras fuerzas.
  • Nuestra sabiduría.
  • Nuestro noviazgo.
  • Nuestra esposa.
  • Nuestra familia.
COSAS QUE OCUPAN EL PRIMER LUGAR EN NUESTRA VIDA.

Es decir, que son cualquier cosa que nos dan seguridad y que nos alejan de Dios y no permite que lo pongamos en primer lugar.

EL ARROYO SE SECA VARIAS VECES EN LA VIDA – No podemos depender de lo que nos sostiene y nos da seguridad, sólo debemos depender de Dios, porque el arroyo se secará en nuestra vida en muchas oportunidades. Cuando Dios nos desconecta de nuestro arroyo es para nuestra bendición.

LA IGLESIA DEBE TENER MENTALIDAD DE CIELO – La iglesia que no recibe al Espíritu Santo tiene mentalidad de tierra y no de cielo. Cuando tenemos una mentalidad terrenal, toda palabra que no entendemos es desechada y no lo ponemos en práctica en nuestra vida. En cambio, cuando obedecemos a Dios, Él se manifiesta en nuestra vida a través “de repentes”. A Dios le importa que estemos llenos del Espíritu Santo, porque es Él quien nos envía.

VIENE UN TIEMPO DE AVIVAMIENTO EN NUESTRA VIDA – Cuando creamos que vamos de mal en peor debemos fijarnos en dos cosas:

  • Si estamos en pecado o en desobediencia. Si es así, debemos arrepentirnos.
  • Si estamos en santidad estaremos cumpliendo la agenda perfecta de Dios para transformar nuestro entorno y todos los lugares que Él tenga preparados para nosotros. Si es así, sigamos en este camino sin volver atrás.

ALEJADOS PARA SER ACERCADOS – Que nada nos aleje de Dios, pero que Dios nos aleje de todo lo que Él necesita. Separados de Dios, TODO; separados de Él, NADA. El camino a nuestros milagros siempre es a través de experiencias incomodas e indeseables. Para recibir las bendiciones de Dios debemos pasar por el desierto de Dios.

Luego Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo.
San Mateo 4:1

JESÚS PASÓ POR EL DESIERTO – Cuando el Espíritu Santo nos lleva al desierto vienen las bendiciones. No importa lo que se nos presente, tenemos que tener la convicción de que venceremos. Jesús fue al desierto porque lo llevó Dios, no por malas decisiones o porque fue llevado por el diablo, sino porque era una de las escuelas por las que tenía que pasar. Donde Dios nos lleve siempre tendremos la victoria, la prosperidad y cumpliremos nuestros sueños. Dios tiene memoria de sus promesas sobre nuestras vidas y eso vale más que todo lo que parece que viene en nuestra contra. Nuestra incapacidad no será un límite para lograr los objetivos y sueños de Dios.

LO TENEMOS TODO, PERO DEBEMOS ALINEARNOS EN NUESTROS PENSAMIENTOS A DIOS – Tenemos la palabra, la semilla, al que siembra y la unción. Lo único que nos falta es alinearnos a sus pensamientos. La fuente del milagro siempre es inesperada, de lo contrario no sería un milagro. El milagro quiebra y rompe las leyes que rigen en nuestra tierra, porque Él es la resurrección y la vida. Somos llamados para pasar por el proceso para que vengan los éxitos y seguir subiendo en nuestra vida espiritual. El proceso terminará trayendo cada promesa, cada palabra profética y todos los sueños que Dios tiene preparado para nuestra vida.

Tenemos que ver el proceso como una bendición, aun las cosas naturales tienen un proceso.

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3