Amar la Vida

En este reunión vivimos un tiempo especial porque se sirvió la Santa Cena, además, Dios estuvo ministrando a su iglesia fuerte desde el comienzo. Como cada domingo pudimos ser inyectados de fe al escuchar los milagros de sanidad, prosperidad y de rompimiento de límites.
El pastor Edgardo Mancini Monti predicó el mensaje titulado “Amar la vida”, basado en Colosenses 1:13-14, donde nos desafió a vivir en el Reino de Dios y dejar la esclavitud para vivir una vida plena y libre. Estos son los principales principios que se impartieron este domingo:

  • Colosenses 1:13-14 - "Que nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo; En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados".
  • Fuimos librados del poder que nos quería destruir y Dios nos trasladó a su Reino.
  • Hay un solo reino, el Reino de Dios, porque para reinar se necesita poder y el enemigo no tiene poder, porque le fue quitado.
  • No hay dos reinos. Está el Reino de Dios y el barrio del enemigo. En el barrio hacíamos lo que queríamos y vivíamos en rebeldía. La rebeldía nos destroza y necesitamos destronarla de nuestras vidas. Aunque fui trasladado al reino de Dios, si desobedezco me mudo al "barrio".
  • Lo que me cansa no es lo que trabajo, sino la lucha que hay en mi interior y los pensamientos que entran en mi mente que no deberían estar.
  • Necesitamos mudarnos definitivamente al Reino de Dios. Vamos a afirmarnos en el Reino. La mayor diferencia de vivir en el reino de Dios es que ya no hago mi voluntad, hago la voluntad de Dios.
  • Celebramos en esta noche a Dios, porque estamos para cosas grandes. El Reino exige grandes cosas para nosotros.
  • La corrección es una bendición, pero cuando no nos dejamos corregir somos ignorantes en el espíritu. Proverbios 12:1 – “El que ama la corrección ama la sabiduría: mas el que aborrece la reprensión, es ignorante”.
  • Lo peor que nos puede pasar como seres humanos es que nos dejen hacer lo que queremos hacer y que no nos pongan un freno.
  • Cuando nos corrigen debemos agradecerlo porque nos aman y no quieren que nos lastimemos, sino que nos vaya bien.
  • El problema es que estoy demasiado vivo en el alma, necesitamos morir en el alma y que no tenga reacción.
  • Cuando nuestra mente esta esclava pensamos que toda corrección es una crítica y jamás vamos a poder disfrutar del Reino de Dios.
  • Tenemos que salir de la mentalidad de esclavo para tener mente de hijo de Dios.
    Necesitamos hablar todo, porque sino explotamos, todas las explosiones nos lastiman.
    En el reino de Dios necesitamos usar el freno del Espíritu Santo, para nosotros y los que amamos. Disciplina no es un castigo.
  • No permitas que el hombre te explote sino que Dios te use.
  • La mentalidad de barrio es llenar mi agenda y le digo a Dios que no puedo servirle porque no tengo tiempo, en cambio, la mentalidad de Reino es agarrar la agenda y decirle Dios llénala y yo acomodo a lo que tengo que hacer. Solo podemos hacer las cosas cuando dejamos que Dios maneje mi agenda, porque cuando Él me dice que haga algo es porque lo puedo hacer, jamás me dará algo que me pueda lastimar o que no pueda hacer.
  • Mientras no sea discípulo no voy a poder recibir las bendiciones de Dios, no podré disfrutar. No vivimos por lo que somos, sino por lo que Él hace en nosotros.
  • Si morimos cada día, Dios nos resucitará para hacer milagros. Pero si vivimos para hacer lo que queremos no servimos para el Reino y servimos al enemigo aunque pertenezca al cielo. El poder está en morir para resucitar, si morimos cada día jamás tendré miedo a la muerte porque Jesús murió para vivir para siempre.
  • Cuando yo muero Él vive y cuando Él vive entonces entiendo lo que es "Amar la vida", porque servir a Dios no es una obligación, sino es un derecho. Se puede hacer todo lo de Dios sin dejar de hacer todas las cosas que como hombres hacemos.
  • Fuimos rescatados de la vida absurda que heredamos de nuestros antepasados. El precio de su rescate no se pagó con cosas perecederas, como el oro o la plata, sino con la preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin defecto.

Estamos en un tiempo donde debemos salir de la esclavitud, entrar en el Reino de Dios y permitirle a Dios que llene mi agenda; también entregarnos y morir todos los días para que el Señor me use de manera sobrenatural y pueda vivir y ser de bendición.
¡Dios quiere usarnos para cosas grandes!

DSCN3239
DSCN3265
DSCN3297
DSCN3336
DSCN3346
DSCN3384
DSCN3403
DSC 0002
DSC 0042
DSC 0047
DSC 0052
DSC 0056
DSC 0058

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3