El Mundo Es Una Siembra

Hoy vivimos una reunión poderosa donde la presencia de Dios se sintió de manera especial desde el comienzo.  Fue una noche donde celebramos la Mesa del Señor y compartimos la entrega que Jesucristo hizo en la cruz por cada uno de nosotros.

La pastora Mabel Mancini Monti estuvo ministrando a la iglesia en el área de la sanidad física y soltando palabras proféticas para aquellos que Dios llamó a ocupar lugares importantes y de preponderancia en ámbitos empresariales y políticos.

Hubo testimonios de prosperidad y de milagros en la vida de nuestros hermanos, los cuales activan la fe de la iglesia y nos lleva y anima a vivir una vida plena porque Dios quiere bendecirnos siempre.

El mensaje fue del pastor Edgardo Mancini Monti y se llamó “La vida es una siembra”. A continuación un resumen de la palabra predicada esta reunión:

Estamos en una etapa  de siembra como iglesia, tal como hacemos todos los años, pero más allá de esto, debemos comprender que la vida es una siembra donde lo estamos haciendo constantemente. Y son los mismos principios que en el campo: de los que sembramos recibimos.

La siembra la comenzó Dios. La siembra es buena como Dios afirma en Génesis. La primera siembra de Dios es Jesús y esto tenemos que afirmarlo en nuestra mente y en nuestro corazón.

Dios no solo sembró un Señor y un Salvador, sino que sembró un modelo y diseño distinto para que nosotros nos paremos sobre sus sandalias y vivamos una vida plena y exitosa en Él.

Jesús era una semilla que se multiplicó en 12 y en una iglesia poderosa que sigue prevaleciendo en nuestros días. Pedro fue una siembra de Jesús que, cuando predicó por primera vez, se multiplicó en 3000 personas y, en la segunda predicación, fueron 5000; luego, la Biblia deja de contarlos pero afirma se “añadían los que debían ser salvos”.

Tenemos que tener cuidado con las siembras que estamos realizando y debemos saber es lo que sembramos, porque de lo que siembro recibo.

Génesis 1:11 – PRINCIPIO DE LA SIEMBRA Y PRINCIPIO DE LA COSECHA.

Génesis 1:21-22 – DIOS LE HABLA A LA FAUNA MARINA QUE SE MULTIPLICAN.

Todo lo creado por Dios, en sí mismo, tiene una semilla que tiene el poder de multiplicarse.

Dios no nos dio el cerebro para decidir si las cosas son buenas o malas, sino que dentro del alma nos dio la voluntad propia para que nos marque que cosas me hacen bien o mal en mi vida para tomar las decisiones correctas.

En cambio de la flora que Dios creó, a los animales del mar les dio la orden de multiplicarse. La multiplicación es una orden de Dios y ese poder es bueno que debemos que usarlo bien.

Génesis 2:8 – DIOS SE DEDICA ESPECIALMENTE EN EL HOMBRE

Dios pone su mirada en nosotros. En esta porción de La Palabra, Dios crea un huerto donde formó al hombre.  Dios nos sembró en esta vida y debemos ser agradecidos por esto.

La raíz de lo que está haciendo en este pasaje tiene que ver con varias cosas que Dios hace con nosotros a partir de su siembra:

  1. DIOS NOS PROTEGE – Dios puso a Adán y a Eva dentro de un perímetro, de una huerta dentro de toda la creación para protegerlos. Pero, además, lo llamó a Adán a que cuide, trabaje, multiplique y pastoreé todo lo que había dentro del huerto.

Nunca debemos preguntarle a Dios los “¿Por qué?” y los “¿Para qué?”, solo debemos obedecer. No se le pregunta  a Dios, solo se le obedece.

  1. DIOS NOS SIEMBRA – Dios nos dio ese lugar donde estaba todo lo bueno y lo glorioso, pero debemos trabajar en la sabiduría de Dios para recuperar todo lo que Dios nos sembró y que por el pecado perdimos. Es tiempo de trabajar.

San Juan 14:1-2 – DEBEMOS CREER

Todas las semillas se multiplican. Dios está construyendo una morada para todos aquellos que le creemos; cuando sembramos en Dios, Él se fue pero sigue sembrando en nosotros. Jesús fue una siembra y fue al cielo a seguir sembrando en Su pueblo. Somos propietarios de lo que Dios está haciendo por nosotros en el Cielo.

EL PRINCIPIO DE LA SIEMBRA ES JESÚS NACIENDO EN ESTE MUNDO Y EL PRINCIPIO DE LA COSECHA ES JESÚS VOLVIENDO A BUSCAR A SUS HIJOS.

Dios siembra en almas para que sean restauradas.

1° de Reyes 17:10-24.

La situación por la que estaba pasando era paupérrima, pero ella no dudó en sembrar en Elías y ser fiel a la Palabra de Dios. Ella obedeció.

NO TENGAS MIEDO DE SEMBRAR. La siembra que le doy a Dios hace que nunca me falté nunca.

LA FE Y LA OBEDIENCIA SON LAS HERRAMIENTAS QUE NECESITO PARA APROBAR LOS EXÁMENES PARA QUE VENGAN LOS MILAGROS.

Si queremos tener en abundancia debemos sembrar, porque la cosecha siempre será más grande que la siembra.  Dios salvó a una madre con su hijo de no morir, mirá si Dios no va salvarte del problema por el que estás pasando.

Sembremos nuestra vida en Dios, verás Su mano en todas áreas.

Te bendecimos y te esperamos todos los domingos en La Catedral de los Milagros a las 18 h en Tinogasta 4883, en Villa Devoto.

DSC 0728
DSC 0737
DSC 0754
DSC 0760
DSC 0761
DSC 0763
DSC 0768
DSC 0777
DSC 0782
DSC 0786
DSC 0793
DSC 0796
DSC 0801
DSC 0816
DSC 0827
DSC 0831
DSC 0845
DSC 0852
DSC 0860
DSC 0868
DSC 0869
DSC 0873
IMG 0508
IMG 0524
IMG 0533
IMG 0633
IMG 0643

PREDICAS DE NUESTRO PASTOR

Video 1
Video 2
Video 3