Testimonios Del Poder Sobrenatural De Dios

Matias

Matias

Testimonio de Crecimiento Y Prosperidad

Matías comenzó a congregarse y a ordenar su vida desde hace un año y medio. Durante ese tiempo de orden, el nunca dejó de diezmar y ofrendar. En ese tiempo, Dios duplicó sus ahorros de 9 años y pudo acceder a comprar su departamento. Además, estaba orando por un trabajo fijo y relacionado con su área de capacitación. Este mes lo llamaron para ingresar a trabajar en una empresa muy importante y en el área en la que se capacitó.

¡Dios es fiel y nos bendice!

Gladys

Testimonio de Prosperidad

Gladys aplicó lo aprendido en el ABC a su vida diaria. Ella trabaja muchas horas por día y percibía un sueldo muy bajo. Decidió hacer ayuno y orar para que esa situación cambie y al poco tiempo su jefe le aumentó el sueldo en casi $5000.

¡Qué importante es poner en práctica los principios de Dios! ¡En el orden hay bendición!

Gladys
Daniel

Daniel

Testimonio de Sanidad

Daniel es herrero y tenía su ojo izquierdo irritado debido a su tarea en el trabajo. Él estaba pasando por un tiempo de dificultad y en una reunión de los jueves recibió una palabra de parte de Dios, la creyó y al poco tiempo su ojo fue sano.

¡Dios sana en todo momento!

Pedro

Testimonio de Sanidad

Pedro sufría calambres en sus piernas, lo que le dificultaba moverse con facilidad. Durante la adoración, todo los calambres desaparecieron y el experimentó la sanidad sobrenatural de Dios.

¡En la adoración a Dios hay sanidad!

Pedro
Jorgelina y Emmanuel

Jorgelina y Emmanuel

Testimonio de Sanidad Y Prosperidad

Jorgelina y Emanuel habían rechazado un trabajo, aún cuando necesitaban el dinero, ya que el mismo implicaba hacer algo que no agradaba a Dios. Entraron a su cuenta bancaria y vieron que el dinero estaba depositado de todas maneras. Además, durante la adoración ella fue sana de tendinitis.

¡Dios es nuestro proveedor y sanador! ¡Sesámeos fieles a Él!

Pamela

Testimonio de Sanidad

Pamela había sufrido un accidente que le dejó como secuela un tic en el ojo. Durante una célula, Dios soltó una palabra de sanidad, ella la creyó y su ojo comenzó a funcionar de manera normal.

¡Dios es nuestro sanador!

Somos una iglesia de oración constante y estamos para orar por tu necesidades, por eso si estás necesitando que estemos orando por un problema, situación negativa, enfermedad o cualquier otra cosa escribinos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamanos a (011) 4502-2942.

Pamela