Testimonios

 

Yesica

Yesica

Testimonio De Sanidad

Ella tenía un sobrehueso en sus dos muñecas. Un día fue evangelizada en la plaza y oraron por su muñeca, además tenía otro sobrehueso en sus otra muñeca y en la casa de Paz oraron y Dios sanó sus dos muñecas.
¡Los sobrehuesos desaparecieron!

José

Testimonio De Sanidad Interior

En el encuentro de sanidad, pudo identificar muchas cosas que tenía que cambiar pero algo que lo marcó es que supo agradecer y perdonar a su madre por todas las cosas que habían pasado. El pudo ser libre de culpas que lo acechaban, no sólo de cosas que pasaba con su madre sino con todas las personas que se relacionaba a lo largo de su vida. El pudo recibir y transmitir perdón, y Dios pudo sanar su corazón.

José
Emiliano

Emiliano

Testimonio De Sanidad Interior

En el encuentro de sanidad, él se sintió identificado en el taller del perdón. El no había podido perdonar a su padre ya que lo había abandonado cuando se enteró que 
él iba a nacer. Cuando nació se crió con un papá que no era el verdadero, hasta los 8 años creyó que él era su papá pero se enteró que realmente no lo era. Desde ese 
momento se sintió solo y comenzó a guardar rencor y bronca. 

Pero en el encuentro pudo perdonarlo y pudo encontrarse con el perdón y el amor de Dios y lo llevó a entender que Dios es su Padre y que Él tiene un propósito para su vida.

Shirley

Testimonio De Sanidad Interior

En el encuentro de sanidad, ella pudo entender lo que Dios había hecho en la Cruz por ella. Pudo ver que Jesús padeció todo lo que ella pasó. También Pudo perdonar a su papá porque él era un padre ausente y pudo perdonarse a ella misma porque sentía odio porque se sentía abandonada por la muerte de su madre. Hoy pudo ser libre y también pudo identificar cómo se escondía para no mostrar lo que sentía y se lo entregó al Señor. Ella pudo recibir la paternidad de Dios.

Shirley
Francisco

Francisco

Testimonio De Sanidad Interior

En el encuentro de sanidad, El pudo perdonar a su padre y a su vez se dio cuenta que estaba repitiendo el mal modelo que había recibido de su infancia, en sus hijos. El pudo tomar la decisión de cambiar, pudo pedirle perdón a sus hijos y decidió comenzar a vivir de acuerdo a los planes de Dios.